Gran malestar causó en la comunidad de Güemes el anuncio por parte del Ejecutivo municipal sobre la visita de funcionarios del Instituto de la Viviendas a esta ciudad prevista para ayer, con la finalidad de concretar la entrega de las 80 viviendas que están terminadas a las familias adjudicadas previamente.
El enojo de los vecinos se desató porque nunca supieron de qué manera fueron adjudicadas esas viviendas, ya que nunca hubo un sorteo. La única respuesta que obtuvieron quienes se acercaron a preguntar fue que se trató de una adjudicación directa del cupo previsto para la Uocra.
"Nada de eso es verdad. Yo pregunté en la Uocra debido a que tenía dinero para hacer una entrega, como ellos lo solicitan para concretar una adjudicación, y me dijeron que a ellos solo les correspondían 12 de las viviendas. El resto fueron adjudicadas por el municipio de manera directa. De ser así, las 68 casas restantes deberían haber sido sorteadas", declaró con enfado Melina.
En el listado de adjudicatarios, quienes tuvieron acceso al mismo, pudieron notar que solo un pequeño porcentaje está relacionado con la construcción y muchos son guardiacárceles, que hace pocos años llegaron a Gemes. "No sé cómo hicieron, dejaron afuera a familias gemenses y todo se hizo a dedo", señaló Melina.
Estas 80 viviendas completan el grupo habitacional de 280 unidades que se construyeron en terrenos expropiados al ingenio San Isidro. Las otras 200 fueron entregadas a mediados de año; 100 de esas se sortearon entre los postulantes del IPV y las otras 100 las entregó en forma directa la Uocra.
Ayer, al momento de llegar los funcionarios del IPV a Güemes, algunos vecinos se acercaron a protestar por lo que consideraron una entrega apócrifa de viviendas, pero los empleados del organismo provincial se limitaron a responder que no estaban autorizados a comentar nada sobre el asunto.
Cuando los vecinos increparon al intendente Daniel Segura, este les respondió que todo es una operatoria de la Uocra, lo que el gremio desmintió.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia