El presidente Mauricio Macri vetó un beneficio de la ley de jubilación para veteranos de la guerra de Malvinas, lo que generó disgusto entre los excombatientes.

La norma, sancionada por el Congreso el 16 de noviembre pasado y elogiada por los veteranos de guerra, eliminó la "garantía" de cobro de dos jubilaciones mínimas al momento del retiro, uno de los reclamos considerados fundamentales para los exconscriptos que no pudieron reinsertarse en el mercado laboral o trabajaron "en negro" tras el conflicto bélico.

El decreto que lleva la firma de Macri y de todos los ministros del Gabinete, "observó" el artículo número 3 de la ley 27.329, que estipulaba que aquellos que pidan la jubilación anticipada "en ningún caso, el haber resultante podrá ser menor que el equivalente a dos (2) jubilaciones mínimas del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA)".

El Gobierno justificó el veto al señalar que el pago de los dos haberes mínimos "desnaturaliza" el sistema previsional, ya que el objetivo de este es establecer "el otorgamiento de las prestaciones por vejez en virtud del esfuerzo contributivo realizado por los trabajadores a lo largo de toda su vida activa, y cuyo haber es el resultante de dicha historia laboral". Además, agregó que "no se encuentra fundamento para establecer un haber mínimo diferencial que no guarde relación" con los aportes, señala el decreto 1250/2016.

Actualmente, los excombatientes reciben una pensión honorífica no contributiva de carácter nacional por haber participado entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982 en el Teatro de Operaciones Malvinas (TOM) y a quienes entraron en efectivas acciones de combate en el área del Teatro de Operaciones del Atlántico Sur (TOAS).

La suma equivale a tres jubilaciones mínimas y alcanza también a los civiles que se encontraban cumpliendo funciones de servicio o de apoyo.

La nueva ley y el "régimen especial previsional" venía a dar respuesta a algunos vacíos y demandas planteadas por los veteranos.

Por un lado, establece la posibilidad de jubilarse anticipadamente a quien tenga 53 años y haya realizado 10 años de aportes, tomando como parte de estos los dos años prestados como conscripto.

Así, el régimen pone en consideración la menor expectativa de vida de aquellos que participaron en conflictos bélicos, que se calcula en 10 años menos que un civil común, de acuerdo a estimaciones nacionales e internacionales de organismos de salud.

El artículo vetado por Macri era beneficioso para los excombatientes, ya que "permitía a muchos que no se podían insertar laboralmente, o no recibieron aportes por su trabajo (en negro), pudieran compensar esa perdida de años con la garantía de las dos jubilaciones mínimas", señaló Gustavo Pirich, referente de la Asociación Combatientes de Malvinas por los Derechos Humanos (Acomadeh), entidad impulsora de la ley.

"Es algo importante para la vida de los compañeros, sobre todo para los que trabajaron en el campo o en provincias donde la evasión impositiva es muy alta y las pensiones son muy magras. La ley venía a ponerle un poquito más de dinero en los bolsillos. Ese era el espíritu de la ley, venía a reparar una injusticia, evidentemente esto no lo consideran", añadió Pirich en declaraciones.

Además, consideró que esta "es una medida realmente desmalvinizadora, que se suma a las negociaciones con Gran Bretaña de no tocar la cuestión de la soberanía".

Se estima que entre 4 mil y 10 mil personas son las que podrán apelar al mecanismo de jubilación anticipada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...