Tras la noticia de la condena a los policías torturadores de Güemes, se llevó a cabo una marcha convocada en forma espontánea por medio de las redes sociales en el municipio de El Bordo, durante la tarde del lunes. La manifestación tenía un solo fin: solicitar justicia por Rocío Alancay, quien fue brutalmente violada en 2011 por dos de los jóvenes que aparecen en un video como víctimas de torturas, por parte de policías de la ciudad de Güemes y que fueron condenados esta semana.
"Queremos que la causa contra Rodríguez y Palacios (los reos torturados en Güemes) se reabra y se haga justicia. Hoy, estos delincuentes fueron premiados, mientras mi hija intentó suicidarse en dos oportunidades", exclamó a El Tribuno la madre, Rosa Flores.
Durante la marcha en El Bordo se reunieron unas 400 personas, entre políticos, docentes, alumnos y vecinos. En la marcha estaba también Rosa Flores, que agradeció el apoyo de toda la comunidad.
La historia de Rocío era conocida en el departamento, también la de sus agresores, que debido a la adicción a las drogas, sumaron muchos delitos más después del lamentable incidente. Hace cinco años, cuando se conoció el video, mientras a nivel internacional se condenaba a los policías, en Güemes se realizaron dos marchas apoyándolos.
El lunes fueron condenados, con penas que van de 3 a 13 años de prisión, los policías Marcos Gordillo, Héctor Ramírez, Matías Cruz, Leonardo Serrano, Alberto Ontiveros y Roberto Barrionuevo. Así condenó la Sala III del Tribunal de Juicio a los expolicías por torturar a dos jóvenes en el patio de la comisaría 11 de General Güemes en 2011. Las víctimas de uno de los hechos más aberrantes en la historia de la fuerza estaban detenidos por la violación de Rocío. Familiares y vecinos piden que también se investigue ese crimen hasta las últimas consecuencias.
violencia de genero rocio el galpon guemes.jpg
"Justicia por Rocío", era el principal mensaje en la marcha.
"Agradezco mucho este apoyo, porque sufrimos mucho antes. Ahora fue peor, porque no pude soportar ver cómo son tratados estos delincuentes que violaron a mi hijita. Los tratan como príncipes, encima les darán plata. Yo tuve que gastar lo que no tenía por mi hija. Derechos Humanos ni se apareció por mi casa y Rocío tenía 9 años. Yo quiero que la causa se reabra y se los condene por el daño que hicieron y seguirán haciendo, porque continúan delinquiendo. Ellos dicen que son inmunes y que tienen una carta que dice que son hijos de Urtubey", expresó Rosa Flores. Si bien la marcha tuvo un número específico de participantes, el apoyo fue absoluto. Desde las viviendas también expresaron su solidaridad con aplausos. Una nueva convocatoria se está realizando para el próximo miércoles en al ciudad de Güemes, que se espera sea multitudinaria.
"Lamentablemente parece que Derechos Humanos solo está para defender a la delincuencia. Participo porque me puede pasar a mí o a algún familiar", opinó el vecino Hugo Chungara.

Pesadilla

Rocío tenía solo 9 años cuando fue adormecida con el uso de cloroformo. Fueron por lo menos cinco menores que acostumbraban a permanecer en la ruta 34, pidiendo monedas a cambio de la limpieza de los vidrios de los automóviles. Rocío había ido a hasta un almacén cercano a su domicilio, cuando fue atacada de manera sorpresiva, según el testimonio. Una vez adormecida fue llevada hasta un descampado donde la violaron brutalmente. El parte médico dejó constancia del horror que alcanzó el acto, ya que "le introdujeron un palo en su vagina". El dolor que sufrió la niña fue tal que perdió totalmente la conciencia y sus atacantes pensaron que había muerto. Como en secuencias de una película de terror, los malvivientes decidieron enterrarla en el mismo lugar del ataque. Pero no sabían que la enterraban viva. La pesadilla terminó cuando una pareja que pasaba ocasionalmente por el lugar vio el cuerpo semienterrado y la rescató.
Desde ese momento comenzó un verdadero calvario para la familia Alancay, con denuncias que no prosperaron a pesar de haber sido corroborado el delito. "Por tratarse de menores quedaron en libertad y nada se podía hacer. Rocío sufrió varias operaciones vaginales, sin embargo no quedó bien. Por su incontinencia tuvo que usar pañales descartables, pero las heridas psicológicas fueron las peores. A medida que iba creciendo y tomaba consciencia de su estado, la depresión fue ganando terreno. Tuvo dos intentos de suicidios y no puede continuar con sus estudios", relató un familiar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Jota Valero
Jota Valero · Hace 7 meses

Increíble la "Justicia". Pero todos cobran su sueldito a fin de mes religiosamente. Y su conciencia (si la tienen)...?