El líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, apoyó el reclamo de soberanía por las Islas Malvinas en los foros internacionales y en declaraciones públicas, a pesar de los cambios políticos que vivió la Argentina en el siglo XX.
"Yo estaba defendiendo la causa de las Malvinas desde el año 1948. Hace más de 60 años que por primera vez, como estudiante universitario, empecé a defender dicha causa", sostuvo el fallecido exmandatario isleño en su biografía "Fidel Castro Ruz, Guerrillero del Tiempo", de la periodista cubana Katiuska Blanco Castiñeira.
En todas las participaciones que realizó en organismos y foros internacionales, el exjefe de Estado isleño respaldó las protestas argentinas para que el Reino Unido acate la Resolución 2065 de las Naciones Unidas, en la que en 1965 se reconoció la existencia de una disputa e instó a ambas partes de entablar un diálogo.
"Cuba, a pesar de las diferencias ideológicas y políticas que la distinguen del Gobierno argentino, no vaciló en apoyar la justa demanda de ese noble pueblo", remarcó el caribeño durante su discurso en la apertura de la VII cumbre del Movimiento de Países No Alineados, en 1983.
En su alocución, Castro criticó la "guerra colonial de la señora (la entonces primera ministra del Reino Unido, Margaret) Thatcher" y había considerado que "los sucesos de las Malvinas constituyeron un momento relevante en el desarrollo de una conciencia latinoamericana".
Años más tarde, en 1994, el cubano criticó la decisión del dictador Leopoldo Galtieri de realizar las operaciones militares para recuperar la soberanía del archipiélago ubicado en el Atlántico Sur: "¿Por qué tuvo lugar la Guerra de Malvinas? Bien sencillo: Estados Unidos utilizaba el Batallón 401 para la guerra sucia contra Nicaragua y en El Salvador. Y les prestaban tan brillantes y agradables servicios a Estados Unidos que se creyeron en la ocasión de ocupar las Malvinas. Esto no tiene nada que ver con el derecho de Argentina a las Malvinas, que hemos defendido siempre, toda la vida".
"Pero los militares argentinos creyeron que había llegado la hora de cobrarle los servicios que le prestaban en Centroamérica a Estados Unidos para que lo apoyaran en aquella aventura", había agregado en aquella ocasión.
Sin embargo, durante el conflicto bélico, la isla caribeña ofreció su ayuda militar a la dictadura militar para atacar al Reino Unido.
El 10 de abril de 1982, durante un encuentro llevado a cabo en la Casa Rosada, el entonces embajador de Cuba en la Argentina, Emilio Aragonés Navarro, le había manifestado a Galtieri la "proposición muy cuidadosa" de Cuba de acercar su "voluntad de hacer lo que haya que hacer", entre lo que ofreció "enviar un submarino o hundir un barco, o cualquier cosa".
"La Argentina no lo olvidará, ni ahora, ni lo va a olvidar por muchos años", fue la respuesta del exteniente general, quien pidió al diplomático que le transmita a Fidel Castro su agradecimiento a la "espontánea, decidida y firme" ayuda ofrecida.
En febrero de 2012, el líder de la Revolución Cubana definió a las Islas Malvinas como "ese pedazo de tierra arrebatado a la Argentina donde ahora los británicos pretenden extraer petróleo". "No les queda más remedio que negociar e irse. Es tan descarado lo que han hecho: hasta mandaron un barquito, un destructor, un helicóptero con un príncipe que es piloto", había afirmado Castro aquella vez, en alusión al envío de fuerzas militares británicas para realizar "ejercicios" en el Atlántico Sur.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora