Tras meses de desorden y conflictos, el municipio de Colonia Santa Rosa, sometido a un proceso de intervención, recibió el aporte del Ejecutivo provincial para regularizar su situación y entregar al próximo intendente una comuna relativamente normalizada.
El interventor José Luis Gambetta (quien también cumplió esa función en Tartagal a fines de los 90) presentó un informe al ministro de Gobierno, Juan Pablo Rodríguez, sobre las obras y acciones ejecutadas desde que se hizo cargo, el 27 de septiembre último.
El funcionario destacó el respaldo de los vecinos y de los empleados municipales, así como la cooperación del intendente electo, Jorge Guerra, y de la dirigencia de Colonia Santa Rosa.
"Se cumplió uno de los objetivos: que el nuevo intendente reciba un municipio ordenado", dijo Rodríguez sobre la tarea emprendida en la comuna.
De acuerdo a la información brindada por Gambetta, se regularizó el pago de los sueldos, se arreglaron calles, se colocaron luminarias, se limpió el cementerio, se trabajó en el basural y se alentó el trabajo de clubes, instituciones deportivas y organizaciones civiles.
La situación de crisis que atravesaba Colonia Santa Rosa fue uno de los motivos que sustentó la decisión del Poder Ejecutivo para intervenir ambos poderes comunales. La Legislatura provincial autorizó a poner en marcha este proceso que finalizará mañana, cuando asuma Guerra, médico de profesión que resultó elegido por los vecinos en abril pasado para reemplazar al exintendente Dardo Quiroga, quien renunció al cargo. "Hemos trabajado fuertemente en estos dos meses y medio, atendiendo lo urgente y profundo", aseguró Gambetta mientras los pobladores esperan que el cambio los beneficie.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia