La buena racha de días soleados y de máximas entre los 23 y 25 grados continuaría para los salteños solo hasta hoy. Entre esta noche y la madrugada del martes, el ingreso de viento sur provocará un marcado descenso de la temperatura, bajando unos 10 grados.
Se estima que, junto al descenso previsto para mañana, la nubosidad volverá a ser parte del paisaje con probables precipitaciones que marcarían aún más el cambio de tiempo.
El piso de la disminución de la temperatura se vivirá el miércoles con mínimas que oscilarán entre los 3 y 4 grados, mientras que las máximas estarán cerca de los 12º C. La explicación del cambio se basa en el ingreso de un sistema de altas presiones por la cordillera de los Andes que se extendió de la Patagonia y posterior desplazamiento hacia el norte del país.
Con varios días de máximas que superaron los 20º C, el frío volverá a instalarse entre los salteños por lo menos hasta el jueves cuando se espera que los registros tengan subas paulatinas. El viernes, el termómetro marcaría registros por encima de los 17 grados.
"El frío tardará un poco en llegar nuevamente a Salta porque se encontró con un sistema de bajas presiones proveniente de Uruguay, se desplazó hacia nuestro litoral fluvial y recién llegará a esta zona en la madrugada del martes ", dijo a El Tribuno el meteorólogo Ignacio Nieva.
El profesional señaló: "Estamos frente a un invierno al que no podemos decir si es más o menos frío que el año pasado, porque si tomamos en cuenta las máximas se ubican por debajo de otros años, pero si nos detenemos en las mínimas, están por encima de lo habitual". Nieva además destacó que hasta el momento fueron pocas las heladas producidas en la provincia. Las mismas se originan cuando existen temperaturas iguales o inferiores a cero grado.
Mejoramiento
Con casi diez días con buen clima en Salta, la tendencia experimentará un corte de algunos días, pero poco a poco regresarán temperaturas elevadas hacia el fin de semana.
Los más de sesenta días sin sol que experimentó gran parte de la provincia, desde abril y hasta mediados de julio, dejaron una sensación de un invierno sumante prolongado y con bajas temperaturas. Aunque se espera que el buen clima regresa hacia el fin de semana.
Para los especialistas, el clima afecta no solo desde lo físico sino también en lo económico. Es el caso del encarecimiento del precio de algunas verduras como el pimiento (morrón) o el tomate que al crecer al aire libre son las primeras en ser afectadas por las inclemencias del tiempo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora