Salvando las evidentes distancias, Andrea Corazza (32) y José Chocobar (29) dicen comprender el tesón del empresario e inventor Thomas Edison, quien en 1879 desarrolló y perfeccionó un prototipo hasta conseguir la primera bombilla de luz de larga duración y rentable comercialmente. Así de riguroso fue el proceso de prueba y error que transformó a este matrimonio de comerciantes de bolsas de plástico en emprendedores sustentables. Un cambio de mentalidad que los recolocó en las antípodas de una ética capitalista.
Ellos le contaron a El Tribuno que hace un año, buscando reparar una fuente de agua que le habían regalado a Andrea, José, en la tarea de impermeabilizarla, la desarmó, la restauró y la volvió a montar. Entonces percibió que fabricar una desde cero no podía ser tan difícil y comenzó a experimentar con diferentes materiales, combinándolos en diversas proporciones. Los cuencos de estas fuentes de agua -colocadas para armonizar el ambiente, según el sistema filosófico chino fen shui- suelen estar hechos de pasta piedra, pero José quería emplear material reciclado. "Durante varios meses probamos hasta encontrar la cantidad exacta, porque se nos desgranaban. Otras veces nos quedaban bien rígidas y pesadas", contó José. Añadió que para la mezcla -que es propia, pero no patentará- pica y procesa botellas pet, bolsas plásticas, paquetes de galletas y bandejas de polietileno expandido (en las que se dispone la carne y productos de panadería en los supermercados).
"La idea era crear un material que pudiera ser utilizado para adornar la casa y, principalmente, que no pareciera que estaba rellenado con cosas recicladas. Por ejemplo, en los ladrillos se nota mucho; pero en estos cuencos, excepto que los rompas y los partas al medio, no ves el material", aportó Andrea. Cuando la pasta estuvo lista comenzaron a hacer cuencos y macetas. Sin embargo, este microemprendimiento trajo consigo una senda de investigación que comenzó a hacer interferencia con su primer negocio. "Ver las mismas bolsas que vendíamos tiradas en la vereda siempre nos desagradó. En un punto dijimos: 'Por qué nos dedicamos a esto que es tan contaminante?'", recordó Andrea. Sobre esta insatisfacción edificaron Manantiales de los Cerrillos, una pyme sustentable que hace seis meses ofrece desde fuentes ornamentales y macetas para agua y tierra hasta kokedamas, lámparas de sal y hornitos para esencias.
mansailla1.jpg
El entorno
Increíblemente el primer capital con el que alimentaron el proyecto surgió de la venta de ropa en desuso que les engrosaba los placares y de muebles que ocupaban innecesariamente espacios de la casa.
Increíblemente el primer capital con el que alimentaron el proyecto surgió de la venta de ropa en desuso que les engrosaba los placares y de muebles que ocupaban innecesariamente espacios de la casa.
"Para comenzar con esto hicimos un trabajo interno de desapego, de desprendimiento. Estudiamos a Robert Kiyosaki (ícono de la autoayuda financiera de esta época y del capitalismo solidario) para entender cómo funciona el ciclo de la economía. Así aprendimos que la frase 'No me alcanza' se debe a que uno tiene gastos innecesarios. Cuando no podíamos leer por falta de tiempo, descargábamos audiolibros y los escuchábamos en el auto hasta que nos quedaron fijas estas ideas", relató Andrea.
La oportunidad comercial inmejorable que se les presentó para testear si se habían equivocado o no fue el último Día de la Madre, en el que vendieron cinco fuentes. Gustaron tanto y el boca a boca de clientes satisfechos funcionó de tal manera que ahora la producción es de cien mensuales.
Impulsar
El de Manantial de los Cerrillos es un local muy pintoresco. Las fuentes de agua armonizan el ambiente con el crepitar del agua como en un coro grave y esencial. También producen un bienestar estético. Por ello no sería desacertado clasificarlas como una forma de arte ecológico, una nueva tendencia que ha tomado fuerza en los últimos años. Las piedras que emplean para la decoración de las fuentes son recolectadas en ríos locales y no las rompen ni las pulen. Además están agrupadas en piezas removibles. Andrea y José compran a artesanos de la localidad y de Cafayate pequeños cuencos y vasijas de cuyas bocas va bajando el agua de las fuentes. También sumaron duendes que les provee otra artesana de la zona. Así alimentan la idea de impulsar económicamente al pueblo de Cerrillos.
"Cerrillos no tiene ninguna atracción turística. Hasta los corsos no son lo que eran y están quedando en el olvido. Pero al estar nuestra casa justo en un semáforo, hay gente que viene de hacer un tour por Cafayate y ven nuestras fuentes afuera, paran y se dan la vuelta. Bajan a comprar la fuente acá. Al bajar ya compran algo en el kiosco y a veces se quedan a comer en algún lado", dijo José. Y es ese el movimiento que ambos quieren propiciar.
Kodekamas
En sintonía con el compromiso que asumieron con el planeta, se fue desvendando para Andrea Corazza y José Chocobar un camino filosófico y espiritual que hunde sus raíces en milenarias tradiciones orientales. Así se adentraron en el feng shui, un ancestral sistema chino de estética y organización de espacios que los impulsó a investigar más sobre las fuentes de agua, los hornitos para esencias y las lámparas de sal. También se entrenaron para criar kokedamas y bonsáis.
Las primeras los fascinaron especialmente porque son plantas sustentables y ecológicas que al precisar un riego espaciado (una vez cada 4 o 7 días, de acuerdo con el tipo de planta y la época del año) permiten economizar agua.
"Lo que hacemos para las kokedamas son unos platitos chatitos, con un poco de profundidad. La planta se riega y se la coloca en el platito. Luego el agua que queda ahí vuelve a ser drenada y no se desperdicia" "Lo que hacemos para las kokedamas son unos platitos chatitos, con un poco de profundidad. La planta se riega y se la coloca en el platito. Luego el agua que queda ahí vuelve a ser drenada y no se desperdicia"
, contó José. Las kokedamas están de moda, sobre todo en decoración interior. Llevan un preparado de nutrientes y alrededor de la tierra en la que está envuelta la raíz se hace una bola de musgo que se cuece luego. "Tratamos de utilizar la técnica japonesa lo más original que se pueda porque acá hay elementos que no tenemos", aclaró Andrea.
Formadores
Pronto no les bastó con la simple contribución individual al cuidado del medio ambiente, sino que buscaron brindar capacitaciones para que los cuencos y macetas fabricados a partir de material reciclado y las kokedamas se transformaran en la fuente laboral o el entretenimiento de otras personas. Ya recibieron en su taller de Cerrillos a alumnos provenientes de Buenos Aires, Tucumán, Córdoba y Chile. Además fueron a capacitar grupos en Trelew (Chubut) y Caleta Olivia (Santa Cruz). Aunque tuvieron varios ofrecimientos de la capital de Salta, los rechazaron porque su idea irrenunciable es que la gente local vaya a Cerrillos para participar del taller. Las personas que pasaron por los cursos son más de 500 y tienen entre 8 y 89 años.
mansilla12.jpg

Durante la capacitación también esclarecen aspectos que garantizarán una mejor sobrevida a las kokedamas. "Queremos que la gente sepa cómo cuidarlas e interpretar cuándo la planta no se adapta y debe ser puesta en maceta o suelo", sintetizó José. Entonces el llevar la naturaleza a la casa implica cuidados, así como la limpieza y mantenimiento de las fuentes también tiene sus secretos. Los talleres son el eslabón que cierra el círculo virtuoso de Manantiales. "Queríamos tener algo nuestro no solo por el ingreso de dinero, sino porque así ayudamos a muchas personas. Hubo alumnos que salieron con otras ideas. Algunos tenían problemas económicos y ahora venden fuentes de agua. Otros vinieron sobrellevando enfermedades y se quedaron contentos, simplemente porque les dimos un día diferente", cerró Andrea.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


soriano delguetta
soriano delguetta · Hace 6 meses

chorros de mierda ami tambien me estafaron!!! tienen que ir en cana por estafr a la gente honesta

ANALIA  LOPEZ
ANALIA LOPEZ · Hace 8 meses

CHORROS ESTAFADORESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

ANALIA  LOPEZ
ANALIA LOPEZ · Hace 8 meses

Volve a trabajar al INTA! hace un dos años que curras!

ANALIA  LOPEZ
ANALIA LOPEZ · Hace 8 meses

Volve a trabajar al INTA! hace un dos años que curras!

Analia  Lopez
Analia Lopez · Hace 8 meses

Yo conozco a este matrimonio, son personas honestas y trabajadoras que estan atrayendo turismo y estan colaborando con su trabajo para que muchas personas como yo, podamos aprender cosas nuevas y tener ingresos economicos tambien. A la familia de el los conozco desde hace 30 años, soy Cerrillana y son EXCELENTES PERSONAS TODOS. Los que no tengan nada bueno que decir, y si dicen q son estafadores, que muestren pruebas porque a mi, no me estafaron, me ayudaron. Gracias Chicos! Sigan adelante!!!!!!!!

ANALIA  LOPEZ
ANALIA LOPEZ · Hace 8 meses

DEJATE DE MENTIR ANALIA LOPEZ NOSOTROS HABLAMOS CON FUNDAMENTO ELLOS ESTAFARON EN OTRA PROVINCIA...Y ROBAN A LA GENTE HONESTA..PREGUNTA EN EL INTA..A VER QUE TE DICEN SON UNOS ESTAFADORES LEE INVESTIGA Y DESPUES HABLAAAAAA


Se está leyendo ahora