Cuando a fines de julio un grupo de manteros se manifestó con cortes de tránsito en la congestionadas calles céntricas de Salta, se registraron una serie de movimientos en la escena, que hacen especular sobre quiénes en realidad manejarían parte de la venta de mercadería en la vía pública y, al menos en apariencia, fomentarían los reclamos.
El Tribuno tuvo acceso a un pequeño fragmento del extenso material audiovisual que maneja la Justicia, en la que se puede ver el día 29 de julio a dos sujetos, un hombre y una mujer rubia, que llegan al lugar de la manifestación, estacionan en Alberdi y Urquiza una camioneta VW Amarok, blanca. Luego se dirigen a San Martín e Ituzaingó, donde decenas de manteros se manifestaban cortando la calzada con banderas y pancartas, reclamando autorización para trabajar de 13.30 a 16.30 y en horario nocturno, en las peatonales. Allí, se comunicaron con la primera línea de los manifestantes y luego se retiraron del lugar al anochecer.
El 1 de agosto, las mismas personas aparecen nuevamente en el lugar y se mezclan con los manifestantes, también en San Martín e Ituzaingó. La mujer rubia, con un fajo de dinero en mano habla con las manteras que encabezan la columna, entre quienes aparentemente distribuye el dinero. En el lugar de la protesta, también se encuentra un individuo con un chaleco con el eslogan: "Organización barrial, Tupac Amaru, Calilegua".
Crece la tensión
Posteriormente, el material fílmico pone el foco sobre el momento en que efectivos policiales se acercan a la primera línea de los manteros a solicitarles que se retiren de la calzada. En ese instante, aparece una mujer que se desploma en el forcejeo y enciende la tensión entre las fuerzas de seguridad y los manteros. Otro sujeto con una campera azul con el logo de la CGT, aparece como uno de los más ofuscados. A partir de entonces, comienzan los empujones y las corridas, y los efectivos de seguridad proceden a detener a once manifestantes, entre ellos la mujer rubia que protagonizó desde las inmediaciones y desde el lugar de los hechos, las protestas en el microcentro salteño.
¿Quién maneja el comercio de los manteros?
El marco en el que se desarrollaron las protestas, que en apariencia eran espontáneas, siembran la duda sobre quiénes se encontrarían detrás de un comercio polémico que roza constantemente la línea de la ilegalidad. Esta situación es materia de análisis de la Justicia y las áreas de Seguridad del Estado quienes serán, en definitiva, los determinen responsabilidades.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...