Hay polémica por las fumigaciones contra el dengue.
Tuvimos diferencias con el encargado de Epidemiología de la Provincia porque no autoriza fumigaciones. Por eso nosotros fumigamos con autorización de Control de Vectores de la Nación y lo hacemos porque Orán tiene condiciones perfectas para que el mosquito se reproduzca. Hay quienes dicen que no sirve y otros que sí. Nosotros lo hicimos consultando a Nación y al hospital.

Justamente denuncian que en Orán fumigan con productos vencidos.
De ninguna manera. Es una denuncia de dos concejales, pero la información es incorrecta. Los productos, desde que se vencen, se pueden seguir utilizando al menos por tres meses más, que es lo que controlamos. Además vamos a denunciar que se investiguen esos productos vencidos porque en la Municipalidad no estaban.

¿Qué le dice a los vecinos preocupados?
Tenemos que trabajar juntos, aunque algunos concejales no colaboran del todo. Nosotros vamos a seguir fumigando. Tenemos que trabajar dentro de los hogares y eso lo resuelven los vecinos, porque el mosquito anda dentro de las viviendas. Si no resolvemos el desorden en nuestras casas, si sacamos la basura a cualquier hora y la dejamos para que la desparramen los perros que algunos dejan en la calle, entonces vamos a seguir con problemas. Hay una responsabilidad del Estado, pero también todos los vecinos somos responsables.

¿Por qué no es diaria la recolección de residuos y por qué no se ven los cinco camiones nuevos?
Los camiones están, pero también se usaron para el descacharrado. Es verdad que hay una falta de choferes y estamos procurando conseguir personal para que trabaje en dos turnos. Pensamos que los camiones tienen que tener responsables que los cuiden. La gente tiene que saber que cuadruplicamos la recolección y que estos desajustes vienen porque estamos preparando un plan integral de recolección que todavía no se presentó y que va a significar un gran progreso en la materia.

¿Es verdad que solo andan 11 de los 25 semáforos?
Puede ser. Mi gestión duplicó la cantidad de semáforos. El problema es que los semáforos tienen distintos sistemas. Tenemos semáforos con cuatro tipo de sistemas distintos. La mayoría de los semáforos viejos usan focos que ya no vienen más y los nuevos tienen un sistema de plaquetas que quedó obsoleto. Por eso contratamos un técnico. La conclusión es que hay que unificar los sistemas para sincronizarlos y actualizarlos. Eso tendrá una inversión cercana al millón de pesos. Para nosotros es fundamental ordenar eso porque el desorden causa accidentes y los accidentes, muertes.

En barrios como Taranto y Caballito denuncian falta de alumbrado público.
Con el gobernador inauguramos esta semana una comisaría en el barrio Taranto y también se duplicó el número de efectivos y vehículos. Ayuda mucho el sistema de cámaras de seguridad pero tenemos problemas de vandalismo con las luminarias. Por lo general son banditas que rompen los focos. Nosotros duplicamos las luminarias porque llevamos luz a los asentamientos. Voy a proponer licitar el mantenimiento del tendido eléctrico.

¿Por qué hay tantas quejas contra el hospital?
Estuve visitando la nueva sala materno infantil y el centro de recuperación de adictos. Son dos obras avanzadas. En los medios decían que faltaban remedios y reactivos, pero cuando consulté a la directora me demostró que no era cierto. Es un ejemplo. Otro tema es que atendemos a toda la región y a mucha gente de países vecinos, que, aunque no tengo cifras, entiendo que es un número grande. Yo creo que con esta gerencia hay buena atención, pero el tema del dengue desbordó mucho la situación. Faltan profesionales, como en toda la provincia.

¿En qué consiste el plan Escuelas para Familias, que parece prometedor para otros municipios?
Es un plan municipal que obtuvo un premio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y que funciona en unos 20 barrios. Es para toda la familia. Se hacen capacitaciones de oficio, como carpintería y peluquería, pero también se brinda apoyo escolar para los chicos. Tenemos profesores con enfoques culturales y deportivos. Becamos alumnos de los últimos años de terciarios, que trabajan con nosotros. Además nos asesoró la Universidad Austral. Funciona en parroquias o centros vecinales, pero con fondos del BID estamos levantando 10 aulas.

Un tema muy polémico es el de la playa de camiones ¿Cuál es la situación?
La concesión que tenía el concejal Tomás Cano para administrar el lugar se venció. Hasta ahora no se volvió a renovar. Tenemos que llamar a licitación y estamos viendo la posibilidad de que vuelva a la Municipalidad.

Es que el concesionario pagaba muy poco al municipio y cobraba mucho.
Eso venía del Gobierno anterior y yo se lo renové. El drama es que necesitamos una playa para transferencia de cargas como fue originalmente pensada, porque hoy los camiones rompen todas las calles de la ciudad. El tema es que ahí trabajan los bagayeros. La Nación entendió que los bagayeros no se terminan de un día para el otro. Es un problema social que se resuelve a largo plazo. Son más de mil familias. Nación tiene que analizar cómo desarrollar esta región del Norte salteño. Hoy la situación en la playa está paralizada. Se analiza armar una cooperativa con la gente que trabaja en el lugar o que la administre la Municipalidad, pero como playa de transferencia.

¿Hoy funciona sin concesión?
Lo administran los trabajadores del lugar, sin concesión. Esta semana o la otra vamos a citar al Consejo Económico Social para que aporte soluciones, porque es un tema complejo de toda la región. Es un gran problema porque necesitamos la playa y los bagayeros necesitan un lugar donde trabajar.
Habíamos propuesto a las autoridades anteriores que el trabajo de los bagayeros se hiciera en un galpón en Aguas Blancas donde se le pudiera agregar mínimamente un valor agregado a la mercadería y se simplificara la entrada bajo una forma de importación. Nación cobraba y los bagayeros podían trabajar sin cometer delito. La propuesta fracasó porque a la segunda reunión fueron cinco bagayeros.

¿Se notan cambios en la frontera con el nuevo Gobierno?
Por ahora no hay muchos cambios, pero hay promesas interesantes. Me cuentan que el Puesto 28 de Gendarmería sigue siendo esquivado y por la ruta se siguen viendo grandes bultos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


coje villeros
coje villeros · Hace 7 meses

el intendente gay no quiere q se le corte el chorro con los vagayeros que traen su medicamento para la nariz.. ese polvito blanco que comparte con el que se lo mueve.. un tal Tartalo pechacaca de las 402.. ya vas a caer como los k y vas a tener que devolver todo

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 7 meses

es el medio en la cual entra la merca a nuestro territorio ...........ES TRAFICO HORMIGA.....LUEGO ACOPIAN CIENTOS DE KG EN DIDSTINTAS PARTES .....LUEGO LO LLLEVAN POR RUTAS PROV Y NACIONALES...........HAY TIENE QUE INTENSIFICAR LOS CONTROLES EN CADA BULTO .....TIENEN IDEA CUANTO KG ...PASAN....'???????? POR FAVOR ....NO HAY QUE SER TAN INGENUO............ES LA PUERTA DEL TRAFICO - DEL NARCOTRAFICO..................


Se está leyendo ahora