*

Marcha del orgullo gay, por un cambio cultural
Brillo, color y producciones de vestuarios extravagantes fueron la postal en la decimotercero marcha del orgullo gay, que anoche se realizó en Salta y copó dos cuadras a pleno por las calles San Martín, Ituzaingó, Urquiza, Buenos Aires y plaza 9 de Julio. Con la alegría que los y las caracteriza, miembros del colectivo de Lesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transgénero (LGBT) demostraron por las calles céntricas que se sienten felices con la identidad sexual elegida. Reclamaron por la ley del cupo laboral trans e igualdad real.
Flavia y Maira, dos jóvenes tucumanas, marcharon por primera vez en la ciudad con su pequeña de tres años, Xiomara, hija natural de Maira. La pareja está casada desde mayo. "Estamos acá afrontando los prejuicios, con el cuerpo y de forma positiva", dijo Flavia.
Ante la consulta de qué piden, Maira respondió: "Que dejen de mirarnos raro, que somos una familia y no enseñamos cosas malas. Ella con la edad que tiene (por la nena) sabe que hay nenes que tienen una sola mamá, un solo papá, ella no señala a nadie, no discrimina. Así queremos que todos sean con sus hijos".
Mientras la marcha avanzaba las cámaras de fotos de los celulares retrataban cada momento. En pancartas y carteles las frases hacían referencia al respeto por la diversidad y la igualdad de derechos. Desde una carroza saludaban sus soberanas. De fondo, la música y en las veredas, la mirada de la gente. Algunos levantaban la mano en adhesión al reclamo y otros simplemente observaban serios y sin comentarios.
Federico Uldry, secretario de Derechos Humanos de la Provincia, señaló que "todos, los homosexuales y hétero, somos parte de la diversidad. Es fundamental hablar del respeto, del reconocimiento y de seguir luchando por nuevos derechos y por una adquisición de igualdad real, en el ámbito laboral y la salud".
Greta Pena, presidenta de 100% Diversidad y Derechos, una organización nacional, señaló que "en los últimos años hubo un avance en derechos muy importante, las familias de lesbianas y de gays, o las familias integradas por personas trans, están hoy reconocidas, podemos anotar a nuestros hijos, las leyes nos amparan en igualdad de derechos, sin embargo lo que falta es el cambio cultural, que lleva más tiempo y que hay que trabajarlo".
Pena reclamó una ley antidiscriminatoria nueva que incluya la orientación sexual y la identidad de género como motivo o pretexto de discriminación, entre otros.
Por su parte, Karen Díaz, titular de Fundación Igualdad, fue contundente: "Basta de crímenes de odio a las compañeras trans; pasamos por situaciones difíciles, con imágenes que circularon por las redes sociales. Pedimos respeto, por ejemplo en el caso de la chica que murió en Posadas".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...