El jefe del Gobierno afronta una crisis al revelarse que se benefició de un fondo de inversión creado por su padre, Ian, en un paraíso fiscal antes de que llegara al poder en 2010.
Varias organizaciones han organizado la protesta , entre ellas la llamada Asamblea del Pueblo, formada por partidos de izquierda y los sindicatos para combatir las medidas de austeridad. La manifestación ha sido organizada bajo el lema "cierra las lagunas fiscales o dimite" y algunas personas han acudido a Downing Street portando pancartas y llevando sombreros de Panamá.
El secretario de la Asamblea del Pueblo, Sam Fairbairn, acusó a Cameron y a los conservadores de formar un "gobierno de ricos" y de estar sumidos en varias crisis por los problemas en el sector del acero del Reino Unido y las huelgas de los médicos residentes.
La empresa siderúrgica Tata Steel comunicó recientemente su intención de cerrar su negocio británico, lo que supondrá la pérdida de numerosos puestos de trabajo, mientras que los médicos residentes han convocado varias huelgas en protesta por los cambios contractuales que quiere imponer el Gobierno.
Cameron confirmó hoy que publicará su declaración de Hacienda tras admitir el jueves que tuvo acciones en un fondo de inversión creado por su padre en un paraíso fiscal a pesar de que días antes había insistido en que este era un asunto privado y que no estaba en posesión de títulos de ese tipo.
En una entrevista con la cadena ITV, Cameron explicó que tuvo en su poder acciones por valor de más de 30.000 libras (37.500 euros) en un fondo de inversión en Bahamas, pero que todas las transacciones estuvieron sujetas a los impuestos del Reino Unido.
Cameron, cuyo padre falleció en 2010, reconoció que fue titular junto con su esposa, Samantha, de 5.000 títulos de Blairmore Investment Trust, registrado en las Bahamas, entre 1997 y enero de 2010, cuatro meses antes de tomar posesión como primer ministro.
De acuerdo con la prensa, los documentos del bufete Mossack Fonseca indican que Blairmore Holdings, que recibió su nombre de la finca familiar de los Cameron en Aberdeenshire (Escocia), manejó decenas de millones de libras en inversiones de familias adineradas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia