Lejos de este terruño, en Buenos Aires, la historiadora María Cristina Fernández investiga y difunde la gesta de un prócer de la Sudamérica hispana: Martín Miguel de Güemes. "Macacha", como se la conoce, es una apasionada por todo lo asociado al general salteño. En su reciente visita a Salta, dialogó con El Tribuno sobre el rol que debe adoptar el sistema educativo para que la sociedad argentina sea consciente de la entrega de Güemes por la emancipación.
Este año, Fernández editó el libro "El clamor de la Puna", que en Salta se puede conseguir solo en la librería La Rayuela. En su última obra, valoriza la valentía de los hombres de Yavi y de una zona olvidada por el relato histórico, donde se libraron constantes combates para que los argentinos hoy seamos libres.

Ya se logró el feriado nacional por Güemes pero, ¿qué queda trabajar en la educación y en la sociedad para el reconocimiento de su gesta?

Queda incorporar la figura y el protagonismo y todo lo que el general Juan Martín de Mata Güemes hizo por la libertad y la Independencia. No podemos hablar solamente de Argentina sino del proyecto emancipador de Sudamérica hispana. Considero que todavía queda mucho para trabajar, incluso en la propia Salta. Una maestra del nivel primario me dijo que era necesario incorporarlo en la currícula de los otros años, no solo en cuarto grado. Es verdad, porque nosotros en cuarto grado tenemos el estudio local, pero no nos podemos quedar en eso. Si estoy diciendo que la figura de Güemes tuvo trascendencia en la emancipación de Sudamérica hispana, quiere decir que tiene que estar incorporado en los otros años, como en sexto y séptimo, cuando los chicos ya tienen una preparación suficiente para conocer y aprender mejor la historia.
La gesta güemesiana tiene que entrar en la currícula pero no solo en el nivel primario sino en el superior, de ahí va a bajar a los otros niveles. Si nosotros tenemos profesores de historia o magister en historia que no conocen la gesta gemesiana, ¿quién formará a los profesores que se van a desempeñar en el nivel primario y el secundario? Hay que empezar por las universidades.

El Gobierno nacional no debe dormirse en la incorporación del estudio de Güemes en todo el país...

Fue un gran estímulo este reconocimiento nacional con el feriado por Güemes y, sobre todo, que se haya producido en el Bicentenario de la Declaración de la Independencia. A esto tenemos que asociar un tercer factor. En todo el país se habló del Bicentenario. Ese fervor popular no puede apagarse, porque ha costado instalar que el argentino vuelva a mirarse en la bandera, en sus próceres. Si no seguimos impulsando ese fervor, va a decaer. Esto no fue un partido de fútbol que terminó el 9 de julio. Ahora hay que ver cómo se puede fortalecer y creo que será con el trabajo en el nivel educativo. Yo creo que hay gente que ya se dio cuenta que la figura de Güemes debe ser incorporada en la currícula. Eso se debe hacer este año y tiene que haber gente trabajando a nivel nacional. A nivel provincial, es mucho más fácil porque para nosotros a Güemes lo vivimos. Aquí ocurre algo que no sucede en otras provincias. Yo, que tengo la posibilidad de interactuar con gente de distintos institutos, veo que el sentimiento nuestro es muy fuerte. De hecho, cada vez que participo con ellos siempre está la mención a esta fortaleza que tenemos, que viene con nuestra identidad. No hace falta que nos pregunten quiénes somos, porque por el tono o la forma de expresarnos nos identifican. Entonces dicen allí hay una persona que es de Salta, y Güemes es el prócer. Hay una mirada que nos ha estampado un rostro de localista que nos tenemos que sacar. Nosotros no homenajeamos ni tenemos a Güemes presente en nuestra vida porque somos salteños, lo queremos porque sabemos lo que hizo, porque estamos al tanto de todo lo que entregó este hombre en sus escasos 36 años de vida. Entonces, tenemos que mirarlo más allá. Por eso tenemos que ir al nivel superior y se tiene que estar instalando en todas las provincias.

¿Es necesario reforzar la disponibilidad de bibliografía?

Siempre comentan de dónde saco información sobre Güemes, y dicen no hay. Eso no es así, últimamente, desde hace un par de años, Güemes está en las vidrieras, en Buenos Aires yo lo veo con mucho orgullo. Está el libro del doctor (Miguel Ángel) De Marco, una obra excelente a consultar. Tenemos la obra del doctor Luis Oscar Colmenares... Es una satisfacción ver que por fin Güemes es vidriera. Esto no ocurría. Antes uno iba a pedir libros sobre Güemes y lo buscaban en el último estante.
Tu libro "El clamor de la Puna" es una muestra suficiente para demostrar la entrega de los hombres del norte argentino para defender la Patria. ¿Por qué tanto olvido en la historia?
El clamor de la Puna es un verdadero clamor. Pareciera ser que si Jujuy figura en la historia, es hasta Humahuaca. En la época de la luchas, las invasiones tenían que atravesar sí o sí por distintos puntos de Jujuy y Salta. Uno de los pasos más transitados era el de Yavi (Jujuy). Pareciera ser que entre esa localidad de frontera y Humahuaca no pasó nada ni nadie. Es como que esto ha sido borrado. Esta es la región de la Puna por donde pasaron todos los ejércitos, patriotas y realistas. Pero toda esa región, también la Quebrada, quedó marginada, no figuran los combates, y si aparecen están como reseñas. Yo comienzo a estudiarla a partir de un pedido que me hacen en cuanto la vinculación de Güemes con Juan José Fernández Campero. Ellos eran primos, pero además Fernández Campero era comandante general de la Puna. Todo esa zona participó desde el principio en la lucha por la Independencia. Cuando comienzo a trabajar la figura de Campero me encuentro con un regimiento formado en la región. Entonces empiezo a buscar información en las memorias de los realistas y en los diarios que se publicaban en la Capital Federal. Me encuentro con tremendas sorpresas, con nombres que no los he visto en ninguna estatua, por ejemplo, Diego Cala y Agustín Rojas. Ellos eran dos capitanes, en esa época se los llamaban indígenas, y hoy originarios, yo prefiero llamarlos puneños. Nosotros teníamos ahí 600 hombres, ahora si bien es cierto que fue un regimiento creado por Fernández Campero, ese regimiento era el brazo armado de Güemes en la Puna. Es él quien va a distribuir todo en la extensísima región, incluso Tarija, seis comandancias. Fernández Campero pone su propio patrimonio para sostener la tropa. Esta es la importancia de este período.
La historia centralista no tuvo en cuenta todo esto...
Este trabajo lo estoy realizando desde hace once años, Fernández Campero era heredero del Marquesado de Yavi, creado en 1708 o 1709. El hereda el marquesado en cuarto lugar, es el último marqués, pero su figura se asocia al rigor de la esclavitud a los que fueron sometidos los originarios. Entonces hay un rechazo a la figura de Fernández Campero, y algunos no lo aceptan como prócer, siempre vieron en él a un explotador. Ahora cuando le preguntamos a quién vieron como un explotador, aparece el problema. Es que no sabían tampoco que hubo tres Fernández Campero con el mismo nombre y fueron cuatro marqueses: el primero, un español que se llamaba Juan José Fernández Campero; el tercero, otro Fernández Campero, nacido en Sudamérica, y el último fue el yaveño, quien renunció a su título nobiliario y se pasó a las filas patriotas en las batallas de Salta, el 20 de febrero de 1813. A partir de ahí él forma este regimiento y hasta 1816, en el momento en el que es tomado prisionero, este regimiento desaparece. Es llamativo que en la historia de Jujuy no exista este regimiento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Piolin de Macramé
Piolin de Macramé · Hace 4 meses

Macacha Fernández, la entrevistada, es un paladín de la Gesta Güemesiana, una difusora, educadora y concientizadora de la historia de nuestro héroe máximo y de Salta, en todo el país y en el mundo, y la felicito por esa tarea! Quienes quieran profundizar sobre esta temática pueden solicitarle el envío del Boletín Güemesiano que ella edita, de manera gratuita y envía a suscriptores de todas las latitudes al siguiente email: macachita@gmail.com


Se está leyendo ahora