El uso de armas y el consumo de marihuana fueron otros de los temas sobre los que ayer se pronunciaron a través del voto varios estados. El sufragio incluyó, a la par que la decisión por el nuevo presidente, otros tópicos que son de interés para los ciudadanos comunes; una amplia gama de propuestas estatales tales como el uso de armas, el consumo de marihuana y los preservativos en la industria del porno.
Tradicionalmente, se trata de proposiciones que generan amplios debates, además de movilizar y repercutir directamente sobre la ciudadanía. Así, al menos, lo demuestra el hecho de que 71 de esas medidas fueron impulsadas directamente por la sociedad civil y no por las autoridades estatales, según el recuento elaborado por el portal Ballotpedia.

El uso de armas

El uso de las armas volvió a ser uno de los temas protagonistas de estos particulares plebiscitos, en este caso para mejorar las investigaciones sobre los antecedentes de compradores en California, Maine y Nevada, o para permitir que los tribunales puedan retirar los permisos a personas que son consideradas peligrosas en Washington.
Una victoria de los grupos contra las armas en Maine y Nevada supondría que la mitad de la población de Estados Unidos viviría en zonas con controles de antecedentes mayores ampliados.

Respaldo a los cambios

Everytown for Gun Safety, un lobby fundado por el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg para defender un mayor control armamentístico, gastó alrededor de 25 millones de dólares para respaldar los cambios legislativos, casi tanto como lo invertido por la Asociación Nacional del Rifle (NRA) en publicidad a favor del candidato presidencial republicano Trump.
El objetivo de organizaciones como Everytown for Gun Safety pasa por llevar al terreno estatal una batalla que han sido incapaces de ganar en el Congreso. La táctica sería similar a la que llevó a legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo Estados Unidos, basada en campañas concretas que luego terminaron siendo refrendadas por el Tribunal Supremo.
Las iniciativas tienen carácter estatal, pero suelen girar en torno a temas comunes. De esta forma, más de 123 millones de estadounidenses podrían verse afectados por cambios en materia de política fiscal, mientras que unos 82 millones viven en territorios que podrían variar las leyes sobre marihuana.
Son 162 iniciativas que cuentan con autorización para ser sometidas a las urnas en 35 estados, una cifra ligeramente inferior a la media de elecciones anteriores. Ocho de las iniciativas ya fueron aprobadas o rechazadas, por lo que los sufragantes deberán pronunciarse ahora sobre un total de 154.

Cifra récord

Hay, sin embargo, una cifra récord de iniciativas relativas al consumo o la posesión de marihuana, con propuestas en Arizona, Arkansas, California, Florida, Maine, Massachussetts, Montana, Nevada y Dakota del Norte.
La enmienda para facilitar el uso de marihuana con fines médicos en Florida o la relativa a la legalización en Nevada fueron los motivos que elevaron la participación general en dos estados clave en la carrera por la presidencia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora