El fiscal federal Guillermo Marijuan mantuvo una reunión que calificó de "cordial y reservada" con Leandro Báez, uno de los hijos de Lázaro Báez, al allanar la casa de Luciana, otra de las hijas del empresario detenido, en la ciudad de Río Gallegos. En el marco de la investigación en la provincia de Santa Cruz del patrimonio de Báez en una causa por lavado de dinero, Marijuan llegó a la vivienda ubicada en Alcorta al 700 de la capital santacruceña, adonde concurrió con un tasador y con personal de la Policía Federal.
En diálogo con la prensa al salir de la vivienda, donde permaneció por una hora y de la que dijo no llevarse ningún elemento tras el procedimiento, el fiscal informó que se encontró con la dueña de casa y parte de la familia Báez, entre ellos Leandro, quien la semana pasada presentó un escrito solicitando el apartamiento del juez de la causa, Sebastián Casanello, lo que fue rechazado por el magistrado. "No sabía que iba a estar ahí", dijo Marijuan respecto a la presencia de Leandro, con quien dijo que mantuvo una "reunión reservada", de la que no quiso dar precisiones y a la que tildó de "cordial". La estancia Ana está ubicada a aproximadamente 100 kilómetros de la villa turística, sobre la margen sur del río Santa Cruz.
Luciana, al frente ahora de la empresa Austral Construcciones, aún no ha podido hacer frente al pago de los sueldos de los empleados que quedan en la base sobre ruta nacional 3, lo que se suma a los conflictos con los trabajadores de prensa en los medios de su padre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora