Marina García Marmolejo es jueza federal del distrito Laredo, que se encuentra ubicado en el sur de Texas, Estados Unidos. El río Bravo es el límite fronterizo entre la ciudad norteamericana y Nuevo Laredo en Tamaulipas, México. En Laredo, al ser una ciudad limítrofe, hay muchos casos de narcotráfico, de armas, de transporte de inmigrantes ilegales, de pornografía de niños y de corrupción.
García Marmolejo fue nominada por el presidente Barack Obama el 5 de enero de 2011 y desde entonces ocupa el puesto como juez federal vitalicio.
La magistrada visitó por primera vez Salta para disertar en un taller sobre litigación en juicio por jurados, una modalidad que quiere impulsar el Gobierno salteño. En diálogo con El Tribuno dio su opinión sobre el juicio por jurados, sobre cómo es el sistema judicial en los Estados Unidos y contó su experiencia como jueza federal en una ciudad fronteriza como Laredo.

Según su experiencia ¿Qué pros y contras tiene este sistema?
Este sistema siempre ha sido algo que ha funcionado muy bien para los norteamericanos. A través de los años ha formado parte de nuestra cultura de democracia.

Para usted, ¿este sistema fortalece las instituciones democráticas?
Definitivamente, porque involucra a los ciudadanos en un nivel base. Eso es muy importante, ellos sienten que son parte de la justicia o de la administración de la justicia a diario.

¿Cree que es posible que Salta empiece a implementar el juicio por jurados?
Claro que sí, yo pienso que es un buen comienzo. También entiendo la razón por la cual quieren empezar con delitos graves y es para dar esa protección a los imputados. Pero eventualmente es mi opinión personal que está basada en lo que yo conozco. Cada vez que alguien está viendo la pérdida de la libertad deberían tener al juicio por jurado.

¿Por qué?
Porque lo considero tan importante para los jueces. En mi situación, yo he manejado miles de casos, para mí los escenarios de los hechos son muy similares. Alguien entra con una nueva perspectiva de que no estás juzgando este caso basado en los 2.000 que uno ya vio anteriormente. A veces los casos pueden empezar a parecerse, y en realidad cada uno es diferente.
Cuando traes a 12 personas de la comunidad con diferentes experiencias de vida ellos tienen una función muy importante, y es estar seguros de que el Gobierno lleve a cabo su función. Simplemente estás exigiendo que el Gobierno haga su trabajo y lo haga correctamente, conforme a la ley. Aún en nuestro sistema, las partes tienen derecho a tener un juicio con el juez, pero casi el 100% de las veces eligen el juicio por jurado, por la protección que les da el sistema.

Por ser jueza federal de una localidad fronteriza con México ¿maneja más casos que otro juzgado federal?
No te puedes imaginar el volumen de casos que tenemos. Es casi 10 veces más el porcentaje de casos que se manejan en otras partes de Estados Unidos. Te doy un ejemplo. Tuvimos un de juez de Ohio que nos visitó y le di el número de casos que cubro en una semana. Él me platicaba que eso es lo que él cubre en un año.

¿Cuáles son los casos más frecuentes que trata su juzgado?
En mi área también manejo casos civiles, pero en el 90% son penales por el área dónde me encuentro. Hay muchos casos de narcotráfico, de armas, de transporte de inmigrantes ilegales, de pornografía de niños, de corrupción.

¿Cómo es el proceso judicial en Estados Unidos?
En un caso penal, específicamente hay diferentes maneras que se llevan a cabo las investigaciones. Por ejemplo si alguien es detenido en uno de los puentes internacionales con drogas o personas indocumentadas, en ese momento se les notifica al fiscal, que es quien toma la decisión de qué cargos se les imputará. Inicialmente la persona es arrestada. Se la lleva frente a un magistrado, quien determina si se le va a poner fianza o no, además determina si la persona significa un riesgo a la comunidad o hay riesgo de que se fugue. Después hay una audiencia para determinar si hay suficientes pruebas para que el caso vaya al siguiente paso. Generalmente, a esa audiencia la hace un juez magistrado que trabaja con nosotros. Si se determina que hay suficientes pruebas para que siga el caso adelante, las pruebas del fiscal se las lleva frente a un "Gran Jurado", y si determina que hay suficiente evidencia para que se haga un juicio regresa la acusación formal. Ya teniendo la acusación formal, se le notifica a la persona sobre cuáles son los cargos y se los leen en la Corte. Durante todas estas instancias los acusados ya han tenido un abogado. Si no tienen la manera de pagarlo, se les asigna un defensor de oficio o de la parte privada que son asignados para que representen a esas personas. Las personas que ya han sido acusadas formalmente tienen derecho a tener un juicio dentro de 70 días. A veces ellos piden más tiempo para revisar las pruebas, pero el derecho es para ellos para que no estén encerrados en la cárcel sin ningún recurso. Se pone otra cita en la Corte y en ese momento ellos deciden si se van a declarar culpables o si quieren un juicio por jurado. En el sistema federal el 95% de las personas escogen juicios abreviados, o sea que se declaran culpables.

¿Por qué ocurre esto?
Generalmente por que las pruebas son contundentes y hay suficientes evidencias para que ellos decidan que es mejor negociar algo más favorable y declarase culpables.

¿Qué sería lo favorable?
Hay reducciones de pena, hay negociaciones entre el fiscal y el abogado defensor y recomendaciones al juez sobre cual tiene que ser la sentencia. Entonces, el 95% de las personas hace eso. Estamos hablando de que solo el 5% de las personas elige tener un juicio por jurado.

En Salta, hace poco estalló un escándalo sobre un juez federal (Raúl Reynoso) que lo acusan de dejar en libertad a narcotraficantes. ¿En los Estados Unidos ocurren este tipo de denuncias?
Fíjate que no. No es nada común y no conozco ningún caso de un juez federal que haya tenido ese tipo de problemas. Antes de ser nombrados para estos puestos el FBI (Federal Bureau of Investigation) hace un chequeo muy extensivo.

¿En que consiste?
Ellos hablan hasta con tu maestra de primaria, para que te des un ejemplo. No estoy exagerando. Es un chequeo que dura a veces seis meses. Ellos mandan a 20 agentes para hablar con tus vecinos, con tus pastores de la iglesia, con todo el mundo que te conoce y te rodea, precisamente para saber si tienes alguna debilidad en tu pasado que pueda ser usado en contra tuya. Obviamente, no es un sistema perfecto pero te digo que sería algo nada común.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora