La esperanza de que el Gobierno nacional que asumirá el 10 de diciembre se ocupe con más atención que el actual de la situación fronteriza y las consecuencias del avance de las drogas, fue planteada ayer por el arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello en una entrevista exclusiva concedida a El Tribuno. El prelado -también vicepresidente 2º de la Conferencia Episcopal Argentina- asistió al cierre del XIX encuentro de Pastoral Social del NOA y I Congreso de Pastoral Social del NOA, realizados durante el fin de semana en el Centro de Convenciones de Limache. Al término de las dos jornadas de reflexión, con la participación de representantes de diócesis de seis provincias, se leyó una declaración final (ver página 3), con las conclusiones.

¿Qué hace la Iglesia frente al avance de las drogas y la destrucción que causa sobre todo entre los más jóvenes?, ¿cuál es la conclusión de estas jornadas?
Es un tema que ha entrado en el corazón de la Iglesia porque emerge en nuestros jóvenes y niños, lo vemos en las escuelas primarias y secundarias y también en las universidades. Vemos cómo van siendo atrapados por un proceso de esclavitud del cual no son conscientes cuando entran y cuando son conscientes les resulta muy difícil salir. Quizás sea esta esclavitud de las drogas una de las cuestiones que más excluye en la sociedad. Nosotros lo vemos entre la gente más humilde, porque la adicción a la pasta base y al paco es una adicción rápida de contraer, es bastante letal y destructora de personas y de familias. Escuchar a los expositores y compartir las diferentes posturas nos hace ver que no hay soluciones mágicas, pero lo importante es que empeñados en esta tarea no dejemos que la esperanza nos sea robada. La comunidad cristiana tiene que trabajar, como trabaja un padre, una madre, en la educación de los hijos, que vuelve una y otra vez, cuantas sean necesarias sobre el problema. En ese sentido, es toda una invitación a renovar nuestras parroquias, nuestros colegios y nuestras instituciones en clave de misión, porque la misión es salir de nosotros mismos. Es el paradigma de la vida de la Iglesia, si no es así, la Iglesia falla en su identidad. Hace bien, porque sacude nuestra indolencia, nuestro aburguesamiento y nos invita a pensar en los que nos necesitan.

Como máximo pastor de la Iglesia de esta provincia, ¿qué espera que haga, o qué le pediría, al nuevo presidente que asumirá el 10 de diciembre para enfrentar la droga en esta zona caliente del país?
Salta, como usted lo dijo, es un lugar caliente porque por acá transita y se queda lo que viene desde el norte, es la llamada ruta de la cocaína. Lo que espero es que todo lo que hace a prevención, control y supervisión de la frontera se desarrolle con fuerza. Veo que en esta provincia avanzamos en la creación de centros para coordinar tareas, y eso es muy valioso. Espero contar con el apoyo del Gobierno nacional para tener todo el control necesario en la frontera, aun sabiendo que eso no es suficiente si no hay un trabajo de la sociedad civil. Todos tenemos que contribuir para mostrar un ideal de vida que ayude al joven a superarse a sí mismo, a trascender, a no dejarse esclavizar por las sustancias. Espero que el nuevo Gobierno se ponga al lado de todo lo que está haciendo la Provincia y que podamos dar más pasos en esa línea.

Concretamente, está pidiendo que las nuevas autoridades nacionales se ocupen más del tema que el Gobierno actual.
Claro, nosotros lo vemos más porque estamos en la frontera, pero no solo el límite común que tiene Salta con Bolivia sino con todos los otros países.

Usted observa que hasta ahora no ha habido suficiente preocupación del actual Gobierno nacional en este punto.
Y, bueno, basta ver lo que ha sucedido con la frontera. Usted recordará que corrieron puestos de Gendarmería, se llevaron gendarmes para otros lados y por lo tanto disminuyó la presencia de estos efectivos. Esos son datos...

En resumen, está diciendo que el próximo Gobierno se ocupe más de la frontera.
Sí, sí, sí, claro. De la frontera, no solo de la que nos separa de Bolivia, sino de todos los límites. Y pienso que también habría que analizar, además, si la inversión en educación para la libertad es fuerte o exigiría mayor inversión a nivel nacional. Nosotros hemos escrito en una carta nuestro parecer sobre lo que padece la gente con la droga. Seguimos en esa perspectiva mirando las cosas.


Ojalá en un próximo encuentro, con el nuevo Gobierno en marcha, en Salta podamos decir que hay más preocupación y ocupación por la frontera norte.
Sí. No es solo prevenir. Acá también necesitamos levantar el nivel económico y social de muchas regiones, porque tiene que ver con el trabajo, la pobreza, las oportunidades. Es una cuestión humana que tiene todos los vínculos que tiene la realidad humana. Eso también es competencia del Gobierno nacional.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 12 meses

QUE DICEN LSO SOLDADITOS UUUUUUUUUUUKKKKKKKKK??????? ESTA FRASE SE LA TIENEN QUE DECIR A BERNI, LA ENGENDRA, A LA MORZA..................DESMANTELARON LA FRONTERA DEL NORTE........CON LA IDA DE LOS GENDARMES A BBAA.....ES UN IMPOSIBLE EL PODER POLITICO SIEMPRE ESTUVO INVOLUCRADO EN EL NARCO....SON COMPLICES.......SIN EL PODER,LA LOGISTICA .......ES IMPOSIBLE...ADEMAS ESTA A LA VISTA LA MAYOR DELINCUENCIA ..ESTA REPRESENTADO EN EL CONGRESO.......CUANDO CAMBIARAN EL COD PENAL Y CIVIL..........LA CONDENA LOS NARCOS ....HOY EN DIA ES UNA IRONIA ....UNA BURLA...........DANDO LUGAR A QUE CADA DIA CRESCA MAS EL NARCO .......DE LLEGAR A TAL MANERA QUE SE ESTA CONVIRTIENDO EN UN MEDIO DE VIDA .....EN EL NORTE DEL PAIS


Se está leyendo ahora