Martín Alfieri tiene 17 años y, desde los 13, cría y entrena sus propios caballos Peruano de Paso. Una afición que lleva desde la cuna y, asegura, mantendrá para toda la vida.

¿Qué tiene de especial un caballo Peruano de Paso?
Todo. Una de las cosas principales es que tienen un andar muy expresivo. El Peruano de Paso es un caballo diseñado para recorrer grandes distancias manteniendo al jinete en una comodidad única.

¿Cómo empieza tu contacto con la raza?
Desde que nací prácticamente. Mi papá tenía caballos, aunque no eran puros, y ahí empecé a subirme, a andarlos y me empezaron a gustar. Cuando sos chico no distinguís nada de razas, te subís a un caballo y sos feliz. Cuando fui creciendo fui desarrollando más el gusto por los caballos y me fui interesando por la raza. Primero los veía solo en los desfiles y después empecé a ir a los concursos de la raza como aficionado.
Cuando tenía 13 años nos decidimos con mi viejo a comprar una yegua con papeles para empezar a prepararla para los concursos. Luis Del Pino, un criador catamarqueño, me vendió mi primera yegua; Fogoso Obsidiana se llamaba.
A partir de ese momento empecé con la cría y el entrenamiento de estos caballos. Fui aprendiendo cómo elegir los padrillos y cómo hacer las cruzas para sacar buenas crías.
Para presentar un caballo hay un entrenamiento que es largo, hay que tener mucha paciencia y perseverancia.

¿Ya conseguiste algún premio?
He participado de muchos concursos, y logré algunos premios. Uno de los más importantes que recuerdo, montando yo, fue un tercer puesto en un provincial y un campeonato en una Expo de Salta, en 2014. Con mi yegua Sol del Norte Distinguida.

Cuidar y entrenar vos mismo tus caballos no debe ser fácil...
­No, para nada! Es un trabajo duro, hay que dedicarle tiempo, todos los días.

¿Cómo es ser un criador de 17 años en un circuito en el que la mayoría son hombres grandes?
Afortunadamente mi edad nunca hizo que los grandes criadores me excluyan. Por el contrario recibo mucha ayuda por esa misma razón. Son muy generosos. Siempre recibí mucha ayuda de criadores de peso y de gente que sabe mucho.

¿Tenés otros pasatiempos además de los caballos?
Sí, me gusta la música. Toco la guitarra en una banda de rock.

Nada que ver con la tradición de los Peruano...
No (risas). En las muestras, los criadores me cargan por eso.

¿Te planteás vivir de la cría de esta raza?
No. A pesar de que son mi gran pasión, no es fácil vivir de la cría de caballos, hay que tener mucha espalda económicamente. Yo pienso estudiar Medicina, pero a la par de eso, toda mi vida voy a seguir con esta afición, los caballos Peruano son para toda la vida.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Osvaldo Ovejero
Osvaldo Ovejero · Hace 8 meses

De tal padre tal hijo, bien Miguel y Giselle por llevar a su muchacho en ese camino, sano y tradicional. Felicitaciones Martin!!


Se está leyendo ahora