Una de las dos hijas del disc jockey Jorge Cristian Martínez Poch, condenado hoy a 37 años de prisión, sufre un severo daño en su psiquis a raíz de los abusos a los que la sometía el padre, que intentó que la niña ocupara el lugar de su esposa muerta.
Así lo contó el presidente del Tribunal Oral en lo Criminal 1 de La Plata, Juan José Ruiz, al detallar que -según declaró en el juicio una psicóloga que atendió a una de las hijas- "el imputado la veía a ella como suplantando a la esposa que se le había muerto y allí empiezan los abusos hacia la hija".
"Eso es algo que la joven no pudo superar a pesar del tiempo transcurrido y no sabemos en qué va a terminar", remarcó el magistrado, al explicar por qué se tomó en cuenta como un agravante al aplicar la pena el daño a la salud mental de una de sus hijas.
Martínez Poch quedó solo al cuidado de sus dos hijas al morir de cáncer su esposa y madre de éstas, cuando eran dos niñas de 7 y 6 años.
De inmediato, el hombre las aisló de su familia materna, las esclavizó y sometió a toda clase de abusos y manoseos, obligándolas además a presenciar sus actos sexuales con otras mujeres y ver filmes pornográficos.
Al llegar a los 15 y 14 años, las adolescentes pudieron escapar y quedaron al cuidado de su abuela materna.
Las dos hijas del disc jockey no estuvieron presentes hoy durante la lectura de la sentencia, pero sí sus familiares y su abogado, Roberto Casorla Yalet, quien explicó a Télam que "las chicas, al enterarse, se quebraron de emoción".
"Es una situación muy particular, no sé cómo será internamente su proceso para este volver a vivir. La emoción de ellas era inconmensurable", destacó el letrado, tras calificar de "ejemplar" el fallo.
Martínez Poch, durante el juicio, negó los hechos que se le imputan en relación a sus dos hijas y hoy se rió cuando el presidente del Tribunal Oral en lo Criminal 1 de La Plata, Juan José Ruiz, dio por probados los vejámenes y abusos hacia ellas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 1 mes

Ese tipo en lugar de a la cárcel merece ir directo al empalamiento. A ver si ahí levanta el dedito!!

Se está leyendo ahora