Entre enero y diciembre de 2016 un total de 1.528 salteños pidieron alojamiento temporal en el albergue social de la Cooperadora Asistencial, destinado a personas del interior que llegan a la capital porque deben acompañar a un familiar internado en un hospital y no tienen donde quedarse. Al margen de estos casos específicos, en la ciudad hay unas 300 personas en situación de calle.
En este espacio, además del alojamiento reciben un desayuno o merienda. La vivienda cuenta con una cocina equipada para preparar alimentos, baño con agua caliente, lavadero y sala de estar.
En diciembre se alojaron 146 personas provenientes del interior provincial, que tenían algún familiar internado en los nosocomios locales. La mayoría de las familias carecían de obra social.
Desde la institución se difundió que se realiza un trabajo integral con los servicios sociales de los hospitales para brindar este espacio de contención a personas que realmente lo necesitan.
El presidente de la Cooperadora Asistencial, Pablo Outes, informó que en 2016 se realizaron refacciones en el albergue social para dotarlo de comodidades. Entre otros trabajos, se renovó la pintura interior y se colocó membrana líquida en todo el techo.
También se adquirió un televisor LED y muebles. Además se colocó un croquis de evacuación, roles de emergencia y señalizaciones.
También se comunicó que se distribuyó entre el personal indumentaria, calzados antideslizantes y chalecos de emergencia. Los trabajadores fueron capacitados en primeros auxilios y evacuación.
Sin techo
Más allá de los casos que se atienden en el albergue social municipal, la realidad de las personas que necesitan refugio porque no tienen dónde pasar la noche es un problema social.
Unas 300 personas están en situación de calle en la capital salteña, de acuerdo con un sondeo que realizó la Policía de la Provincia.
Muchos terminaron viviendo a la intemperie por adicciones, problemas de salud mental, conflictos familiares, falta de trabajo y otras dificultades.
La fuerza de seguridad implementa durante el invierno el Operativo Abrigo, en el marco del cual se ofrece alojamiento en las noches más frías en dependencias policiales.
La Fundación Manos Abiertas cuenta con un hogar para personas sin techo en Córdoba 190, en la sede de Cáritas. En este lugar hay 18 camas y es la única opción permanente para la gente sin vivienda de Salta capital.
La mayoría de los salteños que están en situación de calle son varones y tienen entre 20 y 59 años, de acuerdo con un informe preliminar que realizó en 2016 la Fundación Revelares.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...