Las sentencias judiciales en el ámbito de la salud establecen cada vez más precedentes. La Cámara Federal de Apelaciones de Salta emitió entre 2009 y 2015 133 fallos trascendentales que sentaron jurisprudencia en la materia. Sin ser la totalidad de las sentencias de esta índole existentes en el fuero federal, los fallos evidencian una realidad del sistema de salud que se traslada a los tribunales.
Los recursos de amparo en salud ocupan lugar importante dentro de la Secretaría Civil, que solo durante el 2015 libró 549 resoluciones.
Como herramientas que brindan elementos para futuros casos, las resoluciones en casos trascendentales de la Cámara Federal de Apelaciones (con competencia también en la provincia de Jujuy) marcan un camino a seguir, tanto para abogados como para los magistrados intervinientes.
Sin dudas, a medida que avanza el tiempo se instala esta práctica en la sociedad.

Las obras sociales

Solicitar una prestación o práctica médica no siempre resulta tarea fácil. A excepción de los afiliados al Instituto Provincial de Salud de Salta (IPSS), el resto de las presentaciones ante la Justicia se tramitan en la Justicia Federal, inclusive las relacionadas al PAMI.
Reclamos por temas como demoras en la entrega de medicamentos, discapacidad, arbitrariedad, cáncer, fertilización asistida y exigencia de trámites burocráticos forman parte de las causas más recurrentes en tribunales.
"El salteño es reticente a recurrir a la Justicia y, con razón, pero es una lucha sin cuartel que es necesario encarar día a día", dijeron a El Tribuno desde un estudio de abogados dedicado a la temática en Salta.
Llevar una demanda a la Justicia para que dirima un caso en el ámbito de la salud resulta el mecanismo que muchos utilizan para acceder a una prestación.
Los recursos de amparo suman más beneficiarios y se convirtieron en una forma de obtener garantías frente a un pedido de cobertura.
Mejoras en la capacidad de planificación y los plazos establecidos para la elaboración de protocolos o la toma de decisiones administrativas están firmes entre las falencias más denunciadas.

Fertilización asistida

La falta de claridad sobre algunos conceptos establecidos en la legislación referida a los aspectos de la salud son también objeto de planteos ante la Justicia. En los últimos días se tomó conocimiento de un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que ratificó un dictamen de la Sala I de la Cámara Federal de Apelaciones de Salta sobre fertilización asistida.
En el caso se discutió si el número de tratamientos de alta complejidad para lograr el embarazo, que reconoce el artículo 8 reglamentario de la ley 26.862, son tres por año o tres en total. En este sentido, el máximo tribunal hizo lugar a lo planteado por la Cámara salteña, que en su momento dispuso que fueran tres las prácticas de alta complejidad en total.
Los tratamientos de baja complejidad más solicitados son el módulo de inseminación intra uterina de espermatozoides y la estimulación ovárica, entre otras terapias. Entre las prácticas de alta complejidad más conocidas figuran los módulos de fertilización in vitro, transferencia de ovarios e inyección intracitoplasmática de espermatozoides.
Más allá de los costos, que en muchas ocasiones motivan los recursos de amparo, el conocimiento con el que cuenta la comunidad acerca de sus derechos en materia de salud incide indudablemente en la judicialización, ya que los ciudadanos que los conocen son los que más buscan el cumplimiento de las prestaciones médicas que deben garantizarse por ley.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora