En la ciudad de Orán se reforzó la campaña para controlar la natalidad de perros y gatos y evitar así la proliferación de animales callejeros y el abandono de sus crías en la vía pública, con todos los riesgos sanitarios que ello implica para la población.
La Sala de Castración Permanente recibió recientemente equipamiento que fue enviado desde la Nación para continuar con el operativo.
La sala se inauguró en 2014 y funciona en el nuevo centro municipal, ubicado en Lamadrid y Gemes.
Se trata de un espacio que depende del Programa Nacional de Tenencia Responsable y Sanidad de Perros y Gato, al que adhirió el municipio oranense.
"El objetivo era comenzar con 200 castraciones gratuitas y con esa actividad sostenida en el tiempo, podemos llegar a controlar la natalidad animal", dijo Osmar Carbajal, gerente de Higiene y Salubridad de la comuna local.
La intención de las autoridades es que el servicio sea exclusivo para las familias de escasos recursos.
Existe la posibilidad de que en un futuro se pueda cobrar un costo mínimo de 100 pesos aproximadamente con el fin de seguir solventando el costo de las castraciones. La campaña va acompañada de una tarea concientizadora para evitar el incremento de los animales abandonados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora