Más del 50% de los reclamos en torno a la provisión de agua potable, considerado un servicio básico, tiene que ver con deficiencias en la efectiva concreción del servicio por parte de la empresa Aguas del Norte, que estima realizar un aumento del 45% durante este año, escalonado en dos partes.
Del total de presentaciones en contra de la empresa, más del 30% tienen que ver con errores en la facturación, que suelen constar en mediciones alteradas o tarifas fijas descompaginadas. La liquidación del servicio, al igual que la provisión, es exclusiva responsabilidad de la prestataria.
Los datos de los reclamos fueron aportados por la secretaria de Defensa del Consumidor, Carina Iradi, quien fue una de las disertantes en la audiencia pública no vinculante que se realizó ayer para tratar el pedido de aumento que presentó la empresa a principios de diciembre último. La funcionaria indicó, además, que no son pocos los barrios de la ciudad en los que hay flaquezas en la prestación de agua potable.

Audiencia

La Compañía Salteña de Agua y Saneamiento SA (Cosaysa), conocida popularmente como Aguas del Norte, elevó el pedido formal, mientras que el Enresp (Ente Regulador de los Servicios Públicos) se encargó de convocar la instancia legal insoslayable de consulta pública. A pesar de ser un paso ineluctable, la audiencia no tuvo carácter resolutivo y se constituyó como un mero requisito para poder sancionar la suba.
El desencanto ante este cuadro de situación, comprobado en las últimas audiencias públicas no vinculantes celebradas durante el año pasado, volvió a traslucirse en la exigua cantidad de vecinos que se acercaron al Centro Argentino de Salta capital, donde se celebró la reunión de ayer.
El Ente tuvo una estrategia de último momento para que la audiencia no fuera catastrófica: permitió la inscripción incluso hasta antes del inicio de oradores. Aún así, el total de participantes fue cinco.
Además de los inscriptos por voluntad propia, entre los que estuvieron vecinos de Floresta, villa Soledad, 15 de Septiembre, el defensor del pueblo Nicolás Zenteno y el diputado provincial por el Partido Obrero (PO) Julio Quintana, expusieron argumentos a favor del aumento representantes empresariales, e hicieron su intervención funcionarios del Gobierno de la Provincia, como la ya citada Iradi y el secretario de Recursos Hídricos, Alfredo Fuertes.

Argumentos

Palmira Fernández, vecina de Floresta, una de las barriadas más castigadas por las carencias de infraestructura básica no solo de agua sino también de cloacas, aseguró que pese a la buena voluntad demostrada recientemente por las autoridades de Aguas del Norte, todavía padecen "los problemas históricos de falta de agua y baja presión".
En ese mismo sentido se manifestaron Roberto Gómez, representante de Las Colinas, y Ana Enrique, de San Nicolás, quienes asistieron en representación de diferentes barrios de la zona este pero no participaron como disertantes. "Algunos vecinos tienen 2 horas de agua por día, y la mayor parte de los barrios tiene un promedio de 4 horas", dijeron.
"Con todos los aumentos que hay, no entiendo cómo creen que es posible que afrontemos más subas en algo básico como el agua", remarcó Juan de la Cruz Tapia, de villa Soledad, quien además denunció errores en su facturación, con papeles en mano. Desde el Enresp se comprometieron a interceder para solucionar este último problema a la brevedad.
El defensor del Pueblo Nicolás Zenteno aseguró que ante esas situaciones deben imponérsele a la empresa que entregue bonificaciones para los usuarios afectados por sus errores. Julio Quintana, diputado provincial por el PO, consideró que la suba solicitada por Aguas del Norte es una "confiscación" contra los vecinos, ya que mientras se discuten aumentos para los usuarios particulares nada se dice sobre las exenciones y precios magros que pagan empresas trasnacionales, como las mineras o la más importante cadena de refrescos gaseosos.

Empresa

El presidente de Cosaysa-Aguas del Norte, Esteban Isasmendi, defendió el pedido de suba justificando que es gradual y que buscará ampliar el régimen medido. De los 290 mil usuarios totales que hay en la provincia actualmente, solo poco más de 39 mil tienen servicio cuantificado.
Isasmendi reconoció que lo que pretenden hacer es quitar paulatinamente los subsidios. El pedido de aumento del 45% se dividiría entre enero y junio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Juan Perez
Juan Perez · Hace 7 días

sigo insistiendo en que me gustaría ver los balances de esta empresa, no puedo entender como puede funcionar tan mal

Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 8 días

Si no he leído mal, se entiende por servicio deficiente, la falta de suministro en algunas horas del día, la baja presión del mismo y los errores de facturación. Sin embargo, dando por supuesta la buena calidad del agua, agregaría cierta desidia en la ejecución de los trabajos de mantenimiento de las cañerías. Nobleza obliga decirlo, esto último mejoró bastante en la época del Dr Mascarello, sin embargo lo menciono para que no vuelva a decaer y regresen otra vez los trabajos inconclusos como: zanjas abiertas, veredas sin reparar y pérdidas que no terminan de solucionarse.

hector francisco echenique
hector francisco echenique · Hace 8 días

AL gerente/S, con el debido respeto a ustedes, es el servicio mas deficiente, arcaico, con el que cuenta la provincia. Me traslade de Tucuman a Tartagal depto San Martin, para abrir un Centro de Discapacidad. Me encuentro sin agua casi la mayor parte del dia, con la temperarura que se vive en la zona es imposible no tener el liquido imprescindible para cualquier ser humano. Pago las boletas, tengo reclamos, no hay soluciones. Me pregunto y le pregunto a usted, le gustaria hacer un roll-play y pasar como quien le escribe todo un año casi sin agua? Les sirva esta misiva como reflexion, antes de querer incrementar el servicio que no brindan, ni cuantitativa, ni cualitavivamente. Mientras escribo pienso que me siento estafado, asi como toda la gente de Tartagal. Inviertan en calidad de servicio antes de pensar en aumentar aquello que no brindan. Prof. Hector Echenique -


Se está leyendo ahora