Continúan los conflictos en las comunas del interior. En Gemes, 17 empleados que habían sido pasados a planta permanente por la gestión anterior fueron desvinculados de la comuna conducida por Alejandra Fernández.
Como reclamos a la medida, en la plaza principal de la ciudad se realizó una asamblea de trabajadores convocada por gremios y concejales.
También se produjo un acampe frente al edificio municipal para solicitar la continuidad laboral de los cesanteados.
Un grupo de empleados aseguró que los despedidos son parte de una persecución política que nada tiene que ver con la idoneidad y el desempeño en las distintas áreas de trabajo. Martín Caliva, secretario general del SOEM, dijo que el Ministerio de Trabajo notificó a los gremios a acudir a la conciliación obligatoria citada para el lunes 15 de febrero y que nos abstengamos de tomar medidas de fuerza.
"Debemos dejar los egos personales y ponernos a trabajar respetando los derechos de los trabajadores. Lo político debe quedar afuera, hay que trabajar y gestionar", dijo Caliva.
Por su parte, Gerónimo López, delegado gremial de UPCN, afirmó: "Parece que la única manera de hablar con el Ejecutivo local es a través de una conciliación. No tienen voluntad de diálogo".
El dirigente aseguró que se va a respetar el tiempo conciliatorio, en vista a tener una respuesta favorable del Ejecutivo. "De no ser así, tomaremos las medidas de fuerzas que sean necesarias dentro del marco legal y constitucional para apoyar a los compañeros despedidos", afirmó.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora