Juegan, almuerzan, son escuchados y, lo más importante, son rescatados de una realidad cruel, atravesada por la violencia en sus más crudas expresiones.
Desde hace 25 años exactamente, el hogar de tránsito Nueva Esperanza, de la ciudad de Salvador Mazza, alberga a decenas de chicos y adolescentes derivados desde los distintos juzgados de menores, en su mayoría víctimas de malos tratos, violaciones o con padres privados de su libertad
Quienes trabajan en el hogar buscan sanar las huellas de la violencia y el abandono en los chicos para que, cuando la Justicia lo decida, regresen a un entorno óptimo, sea con su familia de origen o bien una adoptiva.
Actualmente en el hogar residen 35 menores, desde el primer mes de vida hasta jóvenes de 18 años.
“Trabajamos mucho en el área afectiva y en la recuperación de los buenos hábitos. Se les enseña a proyectarse a futuro con una mirada de superación de ese pasado que les tocó vivir” Luis Martínez, presidente del Hogar
Allí, además de recibir alimentación, educación y atención de la salud, encuentran la posibilidad de recuperarse de sus heridas emocionales, mediante el aprendizaje de valores y principios, y el acompañamiento inquebrantable de un grupo de voluntarios, cuya tarea es reconocida ampliamente por la comunidad local.

Bodas de plata

En ese camino de rescate, protección y reinserción de la niñez y adolescencia vulneradas, el hogar cumplió ayer sus bodas de plata y lo celebró con un emotivo y sencillo acto. Corría el año 1991 cuando comenzó con su loable labor.
En diálogo con El Tribuno, el presidente del hogar, el pastor Luis Martínez, señaló diversos aspectos y desafíos de la tarea que llevan adelante.
"Trabajamos mucho en el área afectiva y en la recuperación de los buenos hábitos. Se les enseña a proyectarse a futuro con una mirada de superación de ese duro pasado que les tocó vivir", dijo el director del hogar.
hogar nueva esperanza.jpg
<div>Los pequeños y pequeñas reciben contención afectiva en el hogar. Oscar Gutiérrez</div>
Los pequeños y pequeñas reciben contención afectiva en el hogar. Oscar Gutiérrez
Entre las charlas que realizan con los niños y jóvenes, sobresalen principalmente aquellas que hablan del perdón.
"Casi todos los niños que llegan al hogar vienen con problemas emocionales, afectados por la situación familiar que, en muchos casos, les endurece el corazón. Cuando un niño perdona, se produce un cambio, porque el odio genera violencia mientras que el perdón los libera", cuenta Luis Martínez.
Señala también que cada niño es un ser único, con problemas y necesidades propias. "Llegar a sus corazones requiere de tiempo para escucharlos, conocerlos y orientarlos con consejos".

Los aportes

El hogar se sostiene principalmente por los aportes realizados por L„karmissionen, una fundación que subsidia el 60% de los gastos del hogar.
La Provincia aporta un 25% más y el resto proviene de donaciones que realizan distintas organizaciones del medio y particulares.

Un día en el hogar

Es un día como cualquiera en familia, Los chicos se levantan, desayunan, van a la escuela y almuerzan el regresar. Por la tarde, realizan sus tareas con la colaboración de un gran grupo de voluntarios.
Los fines de semana se encargan de acomodar sus cosas, juegan y practican deportes, entre otras actividades.
Cuentan con un gran apoyo de la comunidad local, quienes se suman a las tareas de voluntariado, mediante apoyo escolar, dictado de talleres y de todo aquello que puedan contribuir a elevar la calidad de vida de los chicos. También hay un grupo de mujeres que, cariñosamente, son llamadas "tías", que acompañan a los chicos en su vida cotidiana. "Están entregadas a estar tarea por completo. Son un ejemplo de paciencia y bondad", dice el pastor.
Con respecto a cómo han logrado cambiar la vida de los chicos que han pasado por el hogar, Luis afirma sin dudarlo, contundente y decidido: "Si tuviera que volver a hacer este trabajo, lo haría por dos motivos: porque es un privilegio servir a los pequeños y por los frutos conseguidos...".
hogar nueva esperanza pocitos 1.jpg
Festejo por los 25 años del hogar Nueva Esperanza. Foto: Oscar Gutiérrez
Festejo por los 25 años del hogar Nueva Esperanza. Foto: Oscar Gutiérrez
hogar nueva esperanza pocitos 2.jpg
Festejo por los 25 años del hogar Nueva Esperanza. Foto: Oscar Gutiérrez
Festejo por los 25 años del hogar Nueva Esperanza. Foto: Oscar Gutiérrez
hogar nueva esperanza pocitos 3.jpg
Festejo por los 25 años del hogar Nueva Esperanza. Foto: Oscar Gutiérrez
Festejo por los 25 años del hogar Nueva Esperanza. Foto: Oscar Gutiérrez
hogar nueva esperanza pocitos 4.jpg
Festejo por los 25 años del hogar Nueva Esperanza. Foto: Oscar Gutiérrez
Festejo por los 25 años del hogar Nueva Esperanza. Foto: Oscar Gutiérrez
hogar nueva esperanza pocitos 5.jpg
Festejo por los 25 años del hogar Nueva Esperanza. Foto: Oscar Gutiérrez
Festejo por los 25 años del hogar Nueva Esperanza. Foto: Oscar Gutiérrez
hogar nueva esperanza pocitos 6.jpg
Festejo por los 25 años del hogar Nueva Esperanza. Foto: Oscar Gutiérrez
Festejo por los 25 años del hogar Nueva Esperanza. Foto: Oscar Gutiérrez

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia