Cada familia vive las fiestas de fin de año según sus gustos y tradiciones. Algunos se preparan con pequeños regalos para todos, otros ponen más atención en la variedad del menú y otros prefieren el festejo religioso. Pero en su mayoría, las familias acompañan a los más chicos a disparar los fuegos artificiales y bombas de estruendo. Sin embargo, esta gran explosión de sonidos genera que muchas familias no tengan felices fiestas. Todo lo contrario. Deben contener a niños asustados por el ruido que, en algunos casos, llega a lesionarlos.
Es por eso que desde la Fundación TGD Padres Tea Salta llevan adelante la campaña "Más luces, menos ruidos". Luis González, director de la Fundación, destacó en diálogo con El Tribuno que el año pasado la entidad ya llevó adelante la campaña "Sin lágrimas, sin miedos. Este año, durante una reunión de Padres del NOA que se realizó en junio, planteamos las actividades para fin de año", destacó González.
El titular de la entidad sostuvo que el tema de la pirotecnia es una cuestión cultural y se sufre en todo el país. "Es por eso que se extendió la campaña a nivel nacional. Al ser un tema cultural no se puede erradicar de raíz, y por eso proponemos el uso de fuegos artificiales que no tienen estruendo", afirmó.
Como padre de un niño del espectro autista, Luis González explicó que lo que lastima a sus pequeños es el estruendo. "La mayoría de los chicos dentro del espectro autista tiene hipersensibilidad auditiva", destacó.
Este padre describió que muchas de las familias pasan la medianoche de Nochebuena encerradas en alguna habitación de la casa o en algún espacio donde no se sientan tanto los ruidos, o tratan de distraer a los pequeños con algún juguete.
"El oído humano soporta 90 decibeles, una bomba de estruendo tiene entre 180 y 190 decibles, y para un niño del espectro autista es como si tuvieron 300 decibles", explicó Luis González.
Llanto, brotes de miedo y, en algunos casos, autoagresión son las consecuencias de una noche de estruendos para estos niños y niñas.
Esto es lo que motiva e impulsa la campaña a nivel nacional. En el caso de Salta, TGD Padres Tea Salta destacó que cuenta con el apoyo de la Municipalidad de la Ciudad de Salta, a través de la Cooperadora Asistencial y de la organización Protectoras de Animales Salta. "La propuesta no es prohibir la pirotecnia sino impulsar una alternativa a la bomba de estruendo, que genera daños a muchas personas", afirmó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...