Un tiroteo registrado en la ciudad de San Bernardino, situada al este de Los Ángeles, habría dejado al menos 14 víctimas fatales y más de 0 heridos, informaron ayer fuentes oficiales.
"Miembros del Departamento de Bomberos de San Bernardino están respondiendo a informaciones según las cuales habría unas 20 víctimas en un tiroteo", explicó esta división.
El sheriff de la ciudad usó la misma red social para alertar que el tiroteo sigue activo y pidió a los ciudadanos que eviten acercarse a la zona del tiroteo.
Tres personas habrían ingresado camufladas al local y disparado a quien se les cruzara en el camino.
La policía señaló que entre una y tres personas participaron del ataque perpetrado en un edificio de San Bernardino, una localidad de unos 210.000 habitantes y se prevé que hay explosivos.
La cadena de televisión CBS aseguró que el tiroteo tuvo lugar en el interior del Centro Regional Inland, especializado en asistir a personas con problemas mentales.
Varias decenas de personas fueron vistas saliendo de un edificio cercano con las manos en alto, acompañadas por agentes fuertemente armados.
Las inmediaciones estaban tomadas por las fuerzas de seguridad, equipos de élite SWAT, bomberos y numerosas ambulancias.
El hospital universitario Loma Linda dijo que esperaba recibir a un gran número de heridos, de acuerdo con su portavoz Briana Pastoriono.
Un chico le escribió a su papá en el celular: "Nos están matando a todos, por favor pedí ayuda".
El tiroteo ocurrió cerca de un campo de golf. Uno de sus empleados relató a la AFP que todas las actividades fueron suspendidas por precaución.
El hombre, que quiso mantener su anonimato, dijo que en el lugar se encuentran oficinas y edificios industriales.
El presidente estadounidense, Barack Obama, fue informado de inmediato por su consejera de Seguridad Interna, Lisa Monaco, a quien pidió mantenerlo al tanto de los acontecimientos.
La aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, condenó los hechos en Twitter: "Me niego a aceptar que esto es normal. Debemos tomar acciones ya para frenar la violencia derivada de las armas de fuego". Este tiroteo sucede pocos días después de que un hombre armado matara a tres personas e hiriera a otras nueve en un ataque contra una clínica de planificación familiar en el estado de Colorado, al oeste del país. La policía californiana le comentó a la prensa que en el lugar podrían haber explosivos y personal experimentado trabajaba ayer en la zona por cualquier eventualidad.
tiro9.jpg
Obama: "Son cobardes"
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, comentó ayer que "este hecho lo hacen las personas cobardes, al ingresar a un centro y matar a cualquiera. Esto no tiene parangón en el mundo", después de que al menos tres hombres armados abrieran fuego en un centro de atención a personas discapacitadas de California.
"Ahora tenemos un patrón de tiroteos masivos que no tiene explicación en ninguna otra parte de la tierra", indicó en declaraciones a la cadena estadounidense NBC.
Interrogado en concreto sobre el tiroteo en California, el presidente se limitó a expresar su confianza "en que seamos capaces de solucionarlo pronto. Esto se tiene que acabar y desde ahora trabajaremos para evitar estos lamentables hechos de sangre, y quienes pagan los platos rotos son gente inocentes". Por último, el mandatario de la Casa Blanca añadió: "Tengo en mente hacer un censo casa por casa y detectaremos con un aparato especial quiénes o cuáles personas contienen armas en sus hogares, para darle un final a estos hechos vergonzosos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora