Llegan los días de calor y, al destapar el cuerpo, muchos se encuentran con algunas curvas no deseadas. Rollitos en la cintura, brazos rellenitos y por supuesto la celulitis localizada. Pero como todo, siempre hay solución.
En diálogo con El Tribuno, Rosana Antonietti, esteticista, destacó los beneficios de los masajes reductores. La profesional destacó que esta práctica es una técnica manual para esculpir el cuerpo.
Entre los beneficios de los masajes reductores se destaca que se utilizan en zonas del cuerpo, por lo que el trabajo es focalizado en la región que se quiere reducir.
Estas técnicas permiten modelar el cuerpo sin la necesidad de recurrir a cirugías. Entre las molestias que se pueden tratar con los masajes reductores se encuentra la afamada celulitis.
"La simple acción de los masajes también mejora el flujo sanguíneo, reduce la obesidad y el volumen de las partes trabajadas como la cintura, abdomen y muslos", destacó Rosana Antonietti, a lo que agregó los beneficios de bajar talles.
Los masajes reductores manuales cuentan con algunas técnicas que favorecen la recuperación no solo de la figura sino también el mejoramiento de la piel. Entre las técnicas de masaje se destaca el amasamiento, roce, percusión, drenaje, con la utilización de la palma de la mano y nudillos, además de la aplicación de productos con propiedades reductoras y efectos térmicos o criógenos. Entre algunos de los productos básicos que se utilizan se encuentran las cremas, geles especiales, aceites, arcilla, fango y algas marinas.
"Los masajes reductores favorecen la eliminación de toxinas, beneficia el flujo sanguíneo,mejora el sistema digestivo, entre otras tantas ventajas", destacó Rosana.

Un complemento

La esteticista destacó que si bien los masajes reductores pueden ayudar a bajar centímetros se debe complementar con una dieta y ejercicios. "Es importante controlar la alimentación, logrando que sea lo más equilibrada posible, y además realizar alguna actividad física en forma periódica", afirmó, a lo que agregó que estas prácticas no reducen por sí solas los problemas de obesidad ni el exceso de peso.
Ahora bien, para reducir centímetros y mejorar el aspecto exterior e interior del cuerpo, a los masajes reductores se le puede sumar un drenaje linfático. "Con este drenaje se logra que la eliminación de las toxinas se vaya por la orina", destacó Rosana.
La aplicación de algunos productos, en la práctica de los masajes reductores, también se generan beneficios específicos. Algunos ejemplos son:
- Algas marinas: son una fuente indiscutible de vida, su poder de hidratación y regulación iónica va desde combatir la celulitis hasta remineralizar la piel. Ayudan a eliminar las grasas localizadas, eliminan toxinas y dejan la piel suave. Generan una estimulación, tonificación de la zona tratada además de reafirmar la piel, confiriéndole suavidad y elasticidad que perduran en el tiempo. Ayudan a eliminar toxinas del organismo.
- Fango o barro: elimina el exceso de grasas, suaviza y pule la piel. Estimula la circulación sanguínea, disminuye la inflamación, tonifica, hidrata la piel, relaja contracturas o tensiones y también inflamación de las articulaciones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora