Relajación, tranquilidad, músculos sin dolor y ganas de sonreír. Esas son las sensaciones que se pueden sentir luego de una sesión de masajes con reiki.
María Cecilia Lovillo es masajista y miembro de la Asociación de Masajistas de Salta y habla desde la experiencia que vive día a día en su consultorio. "Hace cinco años que soy parte de la Asociación Argentina de Masajistas. Hace un año que la Asociación está presente en Salta. Se dicta cursos de masajes con reiki", detalló María Cecilia.
Una sesión de masajes con reiki dura una hora, durante la sesión se realiza reiki nivelativo para liberar los chacras. "Esto es una fusión junto a los masajes, porque lo que se logra es una armonización física a nivel muscular y con el reiki alcanzás una armonización a nivel espiritual. Tiene mucho que ver el trabajo fusionado", destacó la profesional.
La idea central al recibir una sesión de masajes con reiki es que la persona que llega a una sesión sea vista como una entidad completa.
Para una sesión se puede contar con cremas, aceites y elementos.
El tránsito de los manos es con cremas o aceites. También se suman elementos como las cañas de bambú, piedras calientes y esferas de ónix.
Desde la Asociación de Masajistas se considera que todas las edades son aptas para recibir masajes. "Una embarazada, por ejemplo, recibe masajes en las piernas y pies por la retención de líquidos. Hay distintos tipos de masajes y técnicas que dependen de las edades y necesidades personales. Hay que recordar que los masajes son técnicas preventivas", detalló Cecilia a El Tribuno.
Los interesados en tomar clases o tomar una sesión pueden dirigirse a España 166.
Beneficios
Cecilia Lovillo aseguró que si todos se harían masajes dos veces al mes, el estrés sería mucho menor, lo mismo que las lesiones que genera.
La profesional destacó el nivel de los masajistas salteños, al recordar que una cafayateña sacó el primer premio en un concurso nacional de la práctica.
reiki44.jpg
reiki55.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora