*

Masivo acto gremial contra la política social
"Las centrales de los trabajadores no son enemigas del Gobierno, sino de las políticas que implemente en contra de los trabajadores", dijo el secretario general de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, en el multitudinario acto para recordar el Día del Trabajo.
La marcha convocó a distintos líderes sindicales bajo un pliego de reivindicaciones económica y sociales, entre ellas la estabilidad laboral contra el desempleo, la conservación del poder adquisitivo del salario disminuido por la inflación y la presión tributaria de Ganancias.
Moyano habló último en la lista de oradores, que incluyó al secretario general de la otra CGT, Antonio Caló, y también a Pablo Micheli y Hugo Yasky.
El dirigente le pidió al presidente Mauricio Macri que "se asesore" y "no se deje llevar por los técnicos".
Al cerrar el multitudinario acto en Paseo Colón e Independencia, el líder de Camioneros se quejó de la "inflación desbordante" y de que el Gobierno "se empecina en decir que es perjudicial" la ley antidespidos que se discute en el Congreso.
"Nos quieren hacer creer que (la ley) es perjudicial para la economía, es perjudicial para los sectores que representan. El Presidente debería asesorarse con aquellos que saben", apuntó Moyano.
A su entender, "el Gobierno toma medidas para proteger a un sector en forma inmediata y tarda demasiado para proteger a los sectores laborales y de menores recursos".
"No tardan nada en determinar cómo se producen los aumentos, cómo le dan a otros sectores de la sociedad ventajas, pero para dar una respuesta a los trabajadores nunca tienen tiempo", resaltó el jefe sindical.
Moyano volvió a reclamar por el impuesto a las Ganancias, al que tildó de "perverso" y se quejó porque "en definitiva hoy pagan más trabajadores de los que pagaban en el gobierno anterior".
"Venimos a reclamar cuáles son las medidas que el Gobierno ha tomado para detener la inflación desbordante", subrayó.
"Yo le diría, señor Presidente, entienda que todo esto que está pasando no es un capricho de la dirigencia, es un plato de comida más en la mesa de los trabajadores. A lo mejor cree que exageramos porque nunca les habrá faltado un plato de comida en la mesa", recalcó.
A la vez, el dirigente Camionero criticó que "los funcionarios de turno toman decisiones como si fueran los salvadores de la patria, cuando los únicos que pueden salvar a la patria son los trabajadores".
La unificación
Por su parte, Caló ratificó que "la unidad de la CGT" se dará el próximo 22 de agosto, cuando se elegirán las nuevas autoridades, al tiempo que resaltó que la "defensa irrestricta" de las centrales obreras "es por los puestos de trabajo".
"Si el señor Presidente veta esta ley (antidespidos), los trabajadores en su conjunto, los puestos de trabajo los van a salir a pelear en la calle", destacó el líder de la UOM.
El secretario general de la CGT Alsina sostuvo que "este es un acto de defensa de los puestos de trabajo, por la suba indebida de la canasta familiar no podemos seguir adelante los trabajadores".
"El 22 de agosto, el día del renunciamiento de Evita, ese día va a haber una sola CGT. Es lo que piden los trabajadores, es lo que quiere el pueblo", aseguró Caló.
Micheli, en tanto, advirtió que "habrá paro nacional si el Gobierno no escucha y veta la ley" antidespidos, a la vez que señaló que la movilización "no es contra nadie, sino en defensa propia".
Al abrir los discursos en la convocatoria en Paseo Colón e Independencia, Micheli señaló: "Mucha tristeza sería que estuviésemos escondidos y no saliéramos a la calle frente a los despidos, la pobreza y la miseria que cobran nuestros viejos".
"Todas las medidas de este gobierno son para los grupos concentrados. No hay un plan para poder cambiar esto", añadió el líder de la CTA.

Barrionuevo no fue a la marcha

No coincide con "los mariscales de la derrota". Luis Barrionuevo se bajó de la marcha de ayer, convocada por su colegas de las otras centrales de trabajadores.
El líder del gremio gastronómico criticó la presencia de organizaciones kirchneristas en la movilización y aseguró: "Se nos colaron los mariscales de la derrota", dijo.
Barrionuevo, que es secretario general de la CGT Azul y Blanca, aseguró que tomó esa decisión porque a la convocatoria se "colaron los mariscales de la derrota".
"Se nos colaron los mariscales de la derrota", remarcó el dirigente gastronómico y cuestionó la participación del "peronismo residual" en la movilización.
Barrionuevo apuntó a los partidos de izquierda y a los sectores del kirchnerismo que se sumaron a la movilización organizada por las CGT de Hugo Moyano y Antonio Caló y las CTA de Hugo Yasky y Pablo Micheli.

En desacuerdo

"Está todo desvirtuado. Algunos estamos enojados porque no es esto lo que nos llamó a una concentración cuando acordamos las cinco centrales obreras. No tenemos nada que ver, no estamos de acuerdo con que se vengan a colgar de esta marcha la izquierda que pide un paro de 24 horas y mucho menos el PJ residual. No queremos que vengan (Daniel) Scioli, (Fernando) Espinoza, son los mariscales de la derrota", enfatizó.
En declaraciones periodísticas Barrionuevo, quien consideró que la convocatoria "era una marcha que tenía que ver con el movimiento obrero, no hay paro".

Juntos

El presidente Mauricio Macri y su esposa Juliana Awada participarán mañana de un encuentro en un centro cultural de los Gastronómicos, donde se hará el tradicional locro del 1º de mayo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...