El cadáver incinerado de un joven de nacionalidad colombiana de 16 años, que estaba desaparecido desde hacía una semana, fue hallado ayer a la mañana en un zanjón de La Plata y la policía cree que se trató de un ajuste de cuentas para vengarse de su padre prestamista.
La víctima, de origen colombiano al igual que su familia, fue hallada en un zanjón. Había desaparecido de su casa de Quilmes hacía una semana.
La hipótesis de la venganza se sostiene en la metodología del homicidio y en las características del entorno familiar de la víctima: el chico, Leandro García, es hijo de un matrimonio colombiano que vive en la zona sur del Gran Buenos Aires y que de acuerdo con las investigaciones preliminares se dedica a realizar préstamos personales "informales" bajo la modalidad "gota a gota", muy extendida por todo el país.
El cuerpo fue encontrado en un zanjón ubicado a un costado de la ruta 6, a la altura del kilómetro 44, en jurisdicción de la localidad de Abasto, muy cerca del cruce con la ruta 54. Un informe preliminar de autopsia determinó que, en principio, el chico fue asesinado de un golpe en la cabeza, ya que tenía una fractura en el cráneo que habría resultado letal. También se estableció que lo mataron en otro lugar aún no conocido y que luego dejaron su cadáver en Abasto, donde le prendieron fuego.
Al cadáver lo encontraron por un llamado que hicieron al 911 operarios de una empresa de transporte de gas (Camuzzi), que realizaban tareas de control de conexiones. Así fue como personal policial del CPC de La Plata y de la comisaría séptima se contactaron con el fiscal Martini y luego convocaron a una división del Gabinete Homicidios para que trabajara en el caso.
Ahora la policía trabajará sobre los pasos de él, o los posibles asesinos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 9 meses

Pobre muchachito, qué culpa tenía de las actividades del padre.

Fernando Pasteris
Fernando Pasteris · Hace 9 meses

Pobre criatura!!! que culpa tiene por Dios que descanse en Paz.


Se está leyendo ahora