Confusión y dolor. Un chico de 15 años fue asesinado a puñaladas en un colectivo de la línea 1A, en el barrio Limache.
El hecho ocurrió en la madrugada de ayer, alrededor de las 4.20, sobre la avenida Abrahan Rallé y Cabo Primero Flores, de ese sector del sur capitalino.
A las 4 aproximadamente, Mario Antonio Pérez, de 15 años, había tomado el colectivo Saeta de la línea 1A, Corredor C.1, interno 108, junto a su hermana, de 18 años, y una amiga en la zona céntrica. Volvían de una reunión de amigos.
En la misma unidad subió luego un grupo de jóvenes, aparentemente bajo los efectos de estupefacientes.
En determinado momento comenzaron los insultos y hubo una acalorada discusión. Familiares y vecinos aseguraron que "los chicos se quisieron sobrepasar y agredieron a la hermana de Mario y él salió a defenderla". Otra versión plasmada en un informe policial indica que los agresores le pidieron a la víctima que les convidara vino, pero éste se negó y se originó una pelea.
Cuando Mario, su hermana y su amiga estaban a punto de bajarse del colectivo, uno de los miembros del grupo extrajo un cuchillo sierrita de entre sus prendas y le asestó una puñalada en el cuello y otra en la espalda.
Inmediatamente la amiga del chico corrió hacia la Comisaría 106 de Limache y le gritó a un efectivo: "Lo apuñalaron a mi amigo en el colectivo y los hijos de puta se están yendo allá", mientras señalaba la avenida Rallé, en dirección a la plaza de la etapa 10.
El jefe de guardia corrió hasta el colectivo, que se encontraba estacionado en contramano, frente a la comisaría.
Un hombre que vestía uniforme de una empresa de agua sostenía al chico herido en el sector de la puerta trasera del colectivo. El menor estaba recostado sobre una pierna del hombre. Todavía tenía signos vitales. Se quejaba de dolor.
El chofer del colectivo y la hermana de la víctima estaban a su lado.
El policía corrió de nuevo hasta la comisaría y pidió por radio una ambulancia y un móvil que fuera tras los agresores, ya que no había más efectivos en ese momento.
"Esos que van ahí, por la plaza, son los que apuñalaron a mi amigo", continuaba diciendo la joven.
Los sospechosos, dos varones y una mujer que los acompañaba, caminaban tranquilamente por la avenida Rallé como si nada hubiera sucedido. Estaban a 10 metros de la plaza.
El efectivo fue tras ellos y demoró a uno de los varones, quien tenía una herida en el cuello por la que salía abundante sangre. Se trataba de un adolescente de 17 años, domiciliado en la etapa 11 de la barriada. Estaba con el torso desnudo. Vestía un pantalón negro y con una remera blanca se tapaba la herida del cuello.
Una vez que el efectivo lo demoró, otro adolescente, de la misma edad y también residente en la etapa 11, se acercó e intentó impedir la demora de su amigo. Quiso llevárselo, pero el policía los retuvo a los dos en el lugar.
El segundo muchacho vestía una campera azul ensangrentada y un pantalón oscuro. Le salía sangre de la nariz. Él está sindicado como el autor del homicidio. En tanto, la chica que acompañaba a los sospechosos se retiró del lugar en dirección a la avenida Retamoso, antes de que arribara un móvil con tres efectivos, que trasladaron a los dos adolescentes sospechosos.
Pérez todavía tenía pulso, por lo que el hombre que lo sostenía le dijo al jefe de guardia que insistiera con la ambulancia. Ésta llegó a las 4.45. Personal médico diagnosticó que el chico había fallecido. Su hermana y su amiga, en medio de una crisis de llanto, comenzaron a tirar piedras al colectivo, sin causar daños.


Medidas judiciales
La jueza de Menores I, Tatiana Dip Torres, dispuso la intervención del CIF, elevar las actuaciones a la División de Homicidio y autopsia.
Los menores detenidos están alojados en el Centro de Menores en Conflicto con la Ley. Tendrán una audiencia el próximo martes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...