El jugador fue atendido en el Hospital Santamarina, donde falleció hacia la una de la madrugada. El jugador, que se desempeñaba como defensor, tenía 26 años. Al momento de ser asesinado, estaba con su esposa y su hijo. Los ladrones intentaron ingresar a la vivienda pero el joven lo impidió y recibió el disparo.
Hace tres temporadas que jugaba en el mismo club y era defensor titular. Su muerte fue confirmada por el vicepresidente del club, David Ferreiro, a través de las redes sociales. "Lamento desde el alma informar que nuestro jugador Rodrigo Espíndola falleció hace instantes. Nueva Chicago a través de su Comisión Directiva se pone a disposición de la familia y se suma al reclamo de justicia y esclarecimiento del hecho. No hay nada que justifique la pérdida de vida de un joven con todo el futuro por delante. Pedimos una oración en su memoria", expresó el dirigente.
Ferreiro contó que el deportista fue abordado por los delincuentes cuando quería guardar el auto en su garaje. Al querer evitar que entraran a la vivienda, le dispararon en el pecho. 'Lamentablemente esto va a volver a pasar. Esto no tiene solución. Puede ser cualquiera de nuestros hijos. Mañana otra familia a va sufrir esto', agregó el vicepresidente del club.
El "Rulo" Espíndola, tal como se lo conocía, se inició en Chacarita y luego tuvo un breve paso por Racing donde solamente jugó en reserva. Después fue convocado por el técnico Omar Labruna para ser transferido al 'Torito' de Mataderos, donde jugaba desde hacía algunos años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Miguel Ángel Ossola
Miguel Ángel Ossola · Hace 6 meses

Seguramente un juez dirá, "EL DELINCUENTE NO SALIÓ A MATAR SINO A TRABAJAR ROBANDO" y quedará en libertad, así que eso no es justicia.- mao

anonimo ...
anonimo ... · Hace 6 meses

obvio que va a volver a pasar, una y otra vez, si los delincuentes cuentan con el respaldo y el apoyo de "derechos humanos" y con la estupidez ambulante y la inoperancia de la mal llamada "justicia" que tenemos en este pais...


Se está leyendo ahora