Inflación, cómo invertir o si es recomendable hacerlo. Cómo está la situación económica del país y cuáles son las perspectivas. Sobre esos temas, Matías Tombolini, economista y docente de la Universidad de Buenos Aires, disertó el miércoles pasado en la ciudad de Salta, en un evento organizado por Pymes Focus.
De la charla participaron titulares de pequeñas y medianas empresas locales.
En diálogo con El Tribuno, Tombolini habló sobre el estado de la economía argentina, de los "errores imperdonables", según dijo, del gabinete del presidente Mauricio Macri, de las incertidumbres sobre el Plan Belgrano y brindó recomendaciones para quienes pueden ahorrar.
"El consumo de alimentos se desplomó y cuando un país vende menos comida el problema ya tiene otro color, porque se pueden vender menos licuadoras, menos lavarropas, pero si se vende menos comida es una indicación de que el problema tiene otra envergadura", alertó el economista.

¿Cuál es su panorama económico sobre el país?

Argentina presenta señales que indican que hay una intensión embrionaria del Gobierno de reacomodar variables que claramente estaban desordenadas. El primer síntoma lo vimos esta semana con la información del Indec que marcó una inflación de 3,1 por ciento, por encima de lo que estimaban los privados, lo que da 27,1 puntos en el semestre, empalmando el Indec y la inflación Congreso. Quiere decir que Argentina recuperó el termómetro de la economía. Recuperar las estadísticas y que las mismas sean confiables es un paso importante para poder definir elementos de política económica. Hoy todos reconocen que hay un problema respecto a la inflación. Ahora, 27 puntos de inflación en seis meses o 45 puntos en 12 meses obliga a preguntar si a alguien le subieron el sueldo un 45 por ciento en un año, y la respuesta es que a nadie.
"En 12 meses la inflación subió 45 puntos, lo que obliga a preguntar si a alguien le subieron el sueldo un 45% en un año".
Eso lleva a una caída del consumo...
Cuando los precios le ganan la carrera a los salarios, lo que se cae es el consumo y la Argentina tiene como conclusión, justamente, que ha consumido menos en el primer semestre. El consumo de alimentos se desplomó y cuando un país vende menos comida el problema ya tiene otro color, porque se pueden vender menos licuadoras, menos lavarropas, pero si se vende menos comida es una indicación de que el problema tiene otra envergadura.
¿El Gobierno nacional subestimó el problema de la inflación?
Hubo una subestimación y ahí aparece la primera luz amarilla, en el sentido de que el Gobierno nos vendió que tenían el mejor equipo de los últimos 150 años. Lo primero que dijeron es que la devaluación no iba a pasar a los precios y vemos que cuando el dólar se fue a 14 pesos los precios se dispararon. Después dijeron que la inflación iba a ser 25% en el año y en seis meses ya subió a un 27%. Que Aranguren (ministro de Energía) era el Messi de la energía y la minería y la verdad que lo que pasó con las tarifas fue vergonzoso.
¿Se podía haber evitado el tarifazo?
El problema es la marcha y contramarcha. Llegaron boletas del gas con consumos multiplicados por veinte con respecto al mismo bimestre del año anterior. Durante junio ya tenían cerrado cuánto se había consumido durante abril y mayo, incluso durante mayo ya sabían cómo venía el consumo y nadie le avisó al Presidente que iba a tener un problema político de gran envergadura. Finalmente, establecieron una raya en el 400 por ciento del consumo, pero es una medida injusta porque si alguien calefaccionó su pileta y el consumo lo multiplicó por ocho le cobrarán como máximo el 400 por ciento, le sale más barato el gas. El retroceso que se planteó es en función de un error que es imperdonable.

Una mala praxis...
Es un severo problema de mala praxis porque no se le avisó al Presidente a tiempo, porque Macri ahora habla de que no andemos en remera ni en patas para ahorrar energía, discurso que no tiene nada de malo ni de bueno, pero lo plantea con las boletas ya impresas. ¿No se podía plantear antes? ¿Por qué no nos contaron mientras estábamos consumiendo más energía que había que consumir menos?
También se observan desequilibrios en el costo de los servicios en provincias como Salta, que pagan mucho más que Buenos Aires. Esa es una de las tantas desigualdades...
Se supone que ese problema de desigualdades tiene una solución de largo plazo que se llama Plan Belgrano, pero, a esta altura, pregunto qué es el Plan Belgrano además de un powerpoint y un conjunto de anuncios para las redes sociales. Que no empiecen a juntar obras que estaban en curso y a todas les pongan el título de Plan Belgrano porque eso no es un plan, es la avivada que el Presidente dijo que no teníamos que tener. Todavía veo mucho anuncio y la gestión pública, además del anuncio, es la implementación de una política determinada. Ese capital político del Gobierno se va deteriorando en la medida en que el deseo dista mucho de la realidad y, en consecuencia, confiamos menos.
"Dijeron que Aranguren era el Messi de la energía y la minería y la verdad que lo que pasó con las tarifas fue vergonzoso".
¿Cómo analiza el hecho de que las provincias tengan que recurrir a créditos en el mercado de capitales, y a tasas altísimas, para reactivar sus economías?
Cuando las provincias deben más de lo que juntan no pueden imprimir billetes para pagar la diferencia, entonces emiten deuda, que no es necesariamente malo, si es para infraestructura. La tasa que cobran es en función del riesgo que perciben de lo que las provincias pueden pagar. Es cierto que Salta paga más tasa que Arcor, pero es lo que tiene Salta para mostrar. No veo mal la deuda como concepto, sino como un fin en sí mismo y está mal si se usa para financiar el déficit fiscal.
¿Qué opinión tiene sobre las medidas adoptadas para combatir la inflación?
El Gobierno está haciendo una política monetaria prudente, no está imprimiendo billetes para financiar el Tesoro y evitó una crisis muy importante. Esto está dentro del activo del Gobierno, que tiene que ver con todos los pesos que quedaron dando vueltas cuando se fue el Gobierno anterior, que si iban a los precios teníamos probablemente una hiperinflación. El Gobierno da a entender que estamos en una situación complicada, tienen que construir ese mito y recorre ese camino. Los guarismos de la inflación son extremadamente altos en un Gobierno que no va en una sola dirección. Como un GPS, está todo el tiempo recalculando y eso es claramente una falencia a la hora de corregir la inflación, que además se corrige achicando el déficit fiscal fundamentalmente, o crece la recaudación o baja el gasto. Y la verdad no parece que vaya a crecer la recaudación o bajar el gasto en el futuro.
¿Qué tiene que hacer la pyme para acomodarse a estos vaivenes de la economía?
Primero aprovechar la oportunidad del blanqueo, si es que tiene algo para blanquear, para tener la posibilidad de regularizar su situación impositiva y a partir de ahí bajar el costo del capital. Y después lo que tiene que tener flexibilidad, el mercado no tiene que ser solo de 44 millones de personas en la Argentina, tiene que ser global, un mercado de 7.300 millones de personas. La pyme tiene que buscar integrarse en cadenas de valor, competir en nichos que le permitan hacerlo y usar las herramientas disponibles. Una pequeña empresa que no desarrolla sistemas de gestión que le permitan ser más eficientes en el uso de sus recursos va a terminar perdiendo.
Macri ahora habla de que no andemos en remera ni en patas para ahorrar energía. ¿No lo pudo plantear antes?"
¿Y qué hay que hacer en la economía doméstica?
Los argentinos tenemos que aprender a ahorrar. El plazo fijo, el ahorro en dólares y en metros cuadrados, claramente, son alternativas que hoy corren detrás de opciones más sofisticadas como la inversión en bonos, en un fondo común de inversión, entre otros. Lo que no puede hacer el ahorrista es nada, si deja la plata quieta pierde. Si tenés cien mil pesos perdés tres mil por mes, con lo cual aunque sea se debe poner el ahorro en un plazo fijo. Después asesorarse, abrir una cuenta comitente y recorrer el camino de las inversiones más sofisticadas. Ese es el desafío, ahorrar de forma eficiente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


gio vergara
gio vergara · Hace 4 meses

Muy claro y sobre todo muy coherente con lo que viene diciendo en t.v., Lástima que no lo hicieron explayar sobre el famoso "Plan Belgrano" que me suena a otro verso como "Los Fondos de Reparación Histórica"; como el "Tren a Guemes" y esas boludeces donde se gasta una enormidad de guita para conformar a los nostálgicos y de paso para afanar porque a nadie le cabe que se pueda gastar la plata que se gasta para trasladar a 200 perosnas por día cuando existen formas mucho más económicas de ayudar a esa gente

German  Ruarte
German Ruarte · Hace 4 meses

TOMBOLINI , A VECES LO ESCUCHO EN CANALES POR AIRE, PERO NO SIEMPRE, PORQUE ?, PORQUE LUEGO DE ESCUCHARLO , SIEMPRE DICE LA VERDAD, AL IGUAL QUE LO HACIA, BULAT AL CUAL SIEMPRE VEIA, SIN DUDA SI UD. LO DICE ESTO VA MAL, Y NO SE , SI NO PIERDE , EN FORMA DESASTROSA EN ESTE SEGUNDO SEMESTRE EL CIUDADANO COMUN , NOS VAMOS , HACIA ABAJO . JUNTAMENTE CON ROBERTO NAVARRO, SON LOS ECONOMISTA MAS CONFIABLE, PORQUE HAY CADA BUITRE MINTIENDO , MIENTRAS ELLOS SACAN LA PLATA EN LOS PARAISOS ,COMO PANAMA, BAHAMAS, ETC. , HABLAN EN TODOS LOS CANALES MENTIRAS.

Ernesto Ordoñez
Ernesto Ordoñez · Hace 4 meses

Diez kilometros de subterraneos por año, ¿te suena? Puro jarabe de pico amarillo, la pesada herencia radicheta.


Se está leyendo ahora