Enorme conmoción produjo en la mañana de ayer la noticia del homicidio de una mujer, que habitaba una humilde vivienda, en un asentamiento de la zona sudeste de la capital salteña.
Julia María Aranda tenía 56 años y era propietaria de un puesto en una galería del centro. El jueves a última hora de la noche fue hallada sin vida en su casa, en la manzana 16, lote 26, de Sanidad II.
Su victimario, cuyo móvil se investiga, le destrozó la cabeza con un martillo, con el que le dio al menos doce golpes.
La muerte de la mujer se produjo por los gravísimos traumatismos que provocó la masa metálica sobre su cráneo.
El hallazgo se produjo minutos antes de la medianoche del jueves, cuando una hermana de Julia llamó a la Policía con gran preocupación para advertir que su hermana no le respondía el celular y que cuando fue hasta su casa la puerta estaba herméticamente cerrada, como trabada, y no le atendía.
Vecinos relataron que "vimos a un hombre, creemos que era un amigo de ella, salir de la casa a las dos de la tarde. El cerró la puerta".
Diariamente, la hermana de Julia acudía a la casa para compartir alguna comida, pero el jueves no obtuvo ninguna respuesta.
Incluso le consultó al casero del lugar, un hombre de unos 60 años, a quien los vecinos conocen como "Papá Noel". Julia le había cedido un espacio al hombre, quien vivía en una pequeña construcción dentro del mismo terreno y oficiaba de sereno, pero él aseguró que no manejaba ninguna llave del sector donde vivía Aranda.
Lo que mas le preocupó a la hermana de Julia es que el teléfono celular de su hermana sonaba y se lo escuchaba desde la vereda, pero no había rastros de Julia.
Cuando los policías irrumpieron en la vivienda hallaron el cuerpo sin vida de Julia tendido en el suelo.
Ayer por la mañana un comisario del Departamento de Investigaciones entrevistó a familiares de la mujer frente a la vivienda donde ocurrió el crimen, y confirmó que se trató de un homicidio en ocasión de robo.
No fue un femicidio como difundió el área de prensa de la Policía. La Brigada de Investigaciones detuvo a un hombre de 28 años sospechoso de ser el autor del crimen.

Hizo caer a otros delincuentes
La frenética búsqueda del sospechoso hizo allanar otros domicilios. Tras el conocimiento de la macabra obra llevada a cabo por el reconocido "Angelito", en la mañana de ayer efectivos policiales allanaron varias viviendas del barrio La Loma y asentamientos aledaños, obteniendo como resultado la demora de diez personas.
El movimiento de pinzas aplicado por la policía hizo de estos núcleos habitacionales un verdadero teatro de operaciones policiales, amparados por la búsqueda del sospechoso del horrendo crimen de una mujer.
Al finalizar los operativos la policía informó del secuestro de cuatro armas de fabricación casera, cartuchos 22, 9 mm, balas de fusil FAL y varios celulares.
Además se secuestró envoltorios de sustancia vegetal disecada; varios gramos de cocaína y elementos para el fraccionamiento de sustancias estupefacientes. No se informó sobre el secuestro de dinero en efectivo ni de personas demoradas.
Las órdenes de allanamiento fueron libradas por el fiscal Penal 1 y fueron ejecutadas por efectivos policiales que conforman en sector 4, juntamente con personal de Caballería, Canes, Gopar, Infantería y de la Dirección General de Drogas Peligrosas. No hubo incidentes con la fuerza policial.
Era comerciante y se hallaba sola
El detenido es un joven de 28 años, paradójicamente, llamado Angelito. Un vecino del asentamiento Sanidad dijo: "Julia era de Bolivia. Allí viven sus hijos. Ella estaba sola mucho tiempo y por eso quizá entabló amistad con Angelito, de quien decía era su amigo. Su pareja, al parecer, estaba de viaje. Ella era muy buena, casi no dialogaba ni se metía con nadie", relató.
Luego el vecino aseguró: "La última vez que la vimos estaba comprando en la verdulería, estaba por cocinar. Eso fue al mediodía".
Otros consternados por la noticia y por el amplio despliegue policial que realizó la fuerza en cuatro manzanas a la redonda del domicilio de Julia Aranda dijeron que a la mujer le habían dado decenas de martillazos". El móvil del crimen está relacionado con dinero. El caso está en manos del fiscal Pablo Rivero.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora