Horror. Estupor. Un nuevo baño de sangre en el que las drogas tienen un papel central se vivió ayer en la localidad bonaerense de Beccar, partido de San Isidro. Allí, David Rosas, conocido como Chucky, asesinó a balazos a su exsuegra, a un vecino que pasaba por el lugar, hirió a su exnovia y luego se suicidó. El violento episodio se registró cerca de las 9 en Uruguay al 2500, en la Villa Uruguay.
De acuerdo con la investigación, el agresor llegó hasta la casa de su exnovia, una joven identificada como Verónica Díaz, comenzó a discutir violentamente con ella y le pegó un tiro en la nuca. En ese momento, Silvia Fabiana Márquez (39), la exsuegra del asesino, salió para tratar de defender a su hija pero también recibió un disparo y cayó muerta.
En medio del horror, Matías Nicolás Pavón -un vecino de 25 años- intervino y fue asesinado. Tras dispararle a las tres personas, Rosas se suicidó. En la escena de la masacre fue encontrada una pistola Bersa calibre 22.
De acuerdo con los vecinos, el agresor con antecedentes por consumo de drogas y robo- protagonizó varios episodios de violencia que involucraron el uso de armas, lo que causaba estupor en el vecindario.
La prima del vecino fallecido dijo que "en todo el barrio (Rosas) andaba tirando tiros. Buscaba droga y como no la conseguía tiraba tiros".
"El día del niño, Chucky tiró cinco tiros, y ahora hizo este desastre", recordó la mujer, y agregó: "Los pibes están fumando crack y se están matando, nadie hace nada, todos miran para el otro lado".
"Hay mucha droga en el barrio. Quién sabe qué le habrá pasado por la cabeza", comentó un vecino. "En cada pasillo tenés dos transas vendiendo", agregó.

El diariero

Claudio, diariero de San Isidro y testigo de la masacre de Beccar, dio cuenta del temor que despertaba Chucky en el barrio y de su consumo de droga. "Me da bronca porque esto es una cosa que iba a pasar, estaba anunciado. Este pibe estaba fumando paco todos los días. Se quedaba todas las noches despierto", relató.
"Esta zona no es más villa como era antes, vive gente trabajadora pero como pasa en todas las villas siempre hay diez o veinte que son siempre los mismos. Nadie hace nada porque si uno pasa por los pasillos ve siempre la misma cara. Los tenés que llevar presos alguna vez", agregó Claudio, y además comentó: "Acá son todos chicos conocidos. Hace 24 años que estoy acá, los conozco a todos, uno piensa que no le va a pasar nada hasta que ve algo así".
"Este chico tiraba para cualquier lado, estaba totalmente sacado. Siempre pasa la policía pero si no te metés en los pasillos no los encontrás. Desde que entró la droga en el barrio es un desastre, está todo podrido y nadie hace nada, nosotros convivimos con ese peligro", concluyó el comerciante.

La chica agoniza

La mujer herida por Rosas se encontraba en grave estado ayer al cierre de esta edición, estaba internada en el Hospital Central de San Isidro. Intervino la Jefatura Departamental de San Isidro y el fiscal a cargo es Patricio Ferrari.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


julio rodriguez
julio rodriguez · Hace 2 meses

Y hay jueces que piensan que defenderse es retrogrado ¡?


Se está leyendo ahora