En el maximalismo el diseño se privilegia de no adaptarse a preceptos fijos, se trata de dotar a los ambientes de calidez con colores alegres, con formas curvas y detalles decorativos tratados de manera precisa y, dentro de lo posible, con buen gusto.
Se trata de un estilo algo ostentoso, con espacios colmados de estampados, texturas y formas, en el que cabe todo y más.
Aunque pretende mantener una línea estética con algún tipo de equilibrio, no está atado a un esquema rígido. Lo ideal es conseguir cierta coherencia en la combinación, es decir no se trata de acumular elementos, ni objetos de decoración al azar, sino de escoger los que mejor cuadren con la habitación.
El maximalismo empieza a verse cada vez más en el diseño de interiores, un estilo lleno de texturas y los colores, en el que las formas tienen la función de llenar de riqueza visual el entorno, con formas caprichosas y acabados sofisticados. Un estilo atrevido y ecléctico que incorpora piezas dramáticas al entorno.
diseño casa maximalismo.jpg
Tiene la característica única de combinar varias corrientes estéticas en un mismo espacio donde podemos encontrar estilos más modernos y clásicos de la decoración. Desde muebles antiguos a futuristas.
Este tipo de hogares reflejan una modernidad buscada y saturada, queremos conseguir con este estilo la conjugación de materiales con ciertas influencias culturales y una fuerte presencia del color.
La mezcla de maximalismo y diseño industrial combina a la perfección, por el uso indiscriminado de metales y la tendencia decorativa rústico moderna.
Podés utilizar ornamentaciones en los muebles, en la cabecera de la cama, lámparas imposibles y telas de todo tipo de texturas y estampados.
La luz es en el estilo maximalista se transforma en un recurso dramático de ambientación, la utilización de candelabros es muy frecuente en los hogares maximalistas.
Las telas toman una importancia vital aquí, se utiliza terciopelo, telas muy pesadas y una combinación de colores en las mismas como damascos, verdes lima y violetas, también volvemos a la olvidada pana.
Lo mejor del maximalismo es que da pie a contener en él los gustos de cada persona, dado da libertad para incluir cualquier objeto sin la necesidad de romper con un patrón establecido. Todo vale.
diseño casa maximalista.jpg

El color es vida:

Una de las premisas más importantes de este estilo es la fuerza y energía que transmiten los colores. Jugar con distintas tonalidades aporta vida y entusiasmo. Tanto los muebles más importantes de la estancia como los complementos como almohadones, cuadros o lámparas podrán combinarse en varios colores. No se trata de seguir una misma paleta de tonos, sino de todo lo contrario. Conseguir mezclas imposibles pero que aportarán calidez a la habitación.

Ni un hueco libre:

Todo es aprovechable y todo es susceptible de convertirse en elemento decorativo y es que cuantos menos huecos dejés libres tanto en tu biblioteca como en las mesas, estanterías y paredes, ¡mucho mejor! Normalmente este estilo denota una parte muy sentimental de los dueños de esos objetos ya que estos suelen remitir a algún recuerdo.

A tope de luz:

La iluminación es otro de los elementos clave para conseguir el estilo maximalista. Cuanto más iluminemos la habitación, mejor. La luz natural es importante pero la artificial todavía lo es más. Con ella daremos mayor énfasis tanto a los estampados como a los colores que hayamos elegido para decorar la habitación.

Apostá por los collage:

Los trozos de tela distintos como por ejemplo, la tendencia pachwork, es ideal para este estilo. No dudés en combinar distintos materiales y colores.

Con perspectiva:

Otro de los trucos es crear perspectivas continuadas en las que el ojo no descanse jamás. ¿Sabes cuál es el efecto de reflejar un espejo en otro? Pues eso es lo que se quiere conseguir en este estilo. Jugá con los marcos de las puertas, de las ventanas... Creá decorados dentro de otros. Un laberinto de texturas y colores para el asombro.
diseño casa.jpg

Dos detalles que suman

  1. Los materiales y las texturas también son clave a la hora de dotar de un estilo maximalista al hogar. La mezcla es lo ideal, desde metales hasta madera, plástico, vidrio, el terciopelo, el lino, el algodón...
  2. En este estilo de decoración vale incluir todo tipo de estampados. El efecto de esta combinación es totalmente maximalista. Olvidate de la sutileza en los colores y apostá por los prints en los textiles de tu hogar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia