Hace poco más de dos años, Bruno Iriarte decidió partir a México con una oportunidad profesional en mano y no volvió más, ni a la Argentina ni a su Salta natal.
Ahora finalmente está regresando, solo que de una manera muy particular: recorriendo América Latina a bordo de una kombi con el objetivo de tener contacto con experiencias alternativas de educación.
De todas maneras, él dice que no extraña porque sabe que volverá y lo hará con un bagaje cultural adquirido que difícilmente se lo darán los libros. Aunque sobre todo, lo que quiere traer al país es el resultado de estudiar a fondo maneras diferentes de encarar la enseñanza en todos sus niveles porque; para él, "la escuela tradicional ha fracasado".
"La idea del viaje es ir investigando las distintas propuestas y darles visibilidad porque muchas veces están afuera incluso del radar oficial", contó a El Tribuno este joven de 31 años, que además de licenciado en Relaciones Internacionales es profesor, aunque esto último un poco de casualidad.
Porque Bruno, o "Pantu" como le dicen los amigos, nunca imaginó entrar en el mundo de la educación. Es más, él se recibió de Relaciones Internacionales y buscando un rumbo profesional en Buenos Aires es que ingresa a Enseñá por Argentina, un movimiento global que apunta a que jóvenes con una buena formación se comprometan a llevar una mejor educación a escuelas que así lo necesiten.

Bruno Iriarte imagina un regreso económico, pero él abre las puertas a que, quienes así lo quieran, colaboren con su emprendimiento de discutir la enseñanza del país, del continente e incluso del mundo. Para eso, publicó su proyecto en la plataforma idea.me con el nombre "La kombi Cholulteca viaja". También está en Instagram y en Facebook.

"Después de recibirme yo no tenía claro qué quería hacer con mi vida y cuando me llegó la oportunidad de dar clases en centros educativos en contextos de pobreza, eso me súper atrajo", contó refiriéndose a su trabajo "PExA", como llaman en dicha institución a sus profesionales.
Lo hizo en Buenos Aires, porque a pesar de que se recibió en la provincia, quiso dejar su casa del macrocentro salteño para buscar nuevos horizontes, que ya por entonces incluían algún plan para trabajar posteriormente en otro país. Lo que no imaginó es que llegarían de la mano de la educación y que esa experiencia tendría lugar en México.
México lindo
Al país azteca Bruno llega también por "Enseñá por Argentina" pero esta vez no como profesor sino como tutor de maestros de la organización allá llamada "Enseñá por México".
Primero estuvo en la ciudad de Puebla y después en la de Guanajuato y tanto en ambos lugares, como en la misma Argentina, llegó a la conclusión de que en el sistema tradicional educativo -gestado durante la Revolución Industrial- se "quita muchísima libertad a profesores y estudiantes" y no cuenta lo que "los alumnos quieren".
Según contó, de esas circunstancias rápidamente se dio cuenta y fue ahí que empezó a gestar la idea de dar un sentido a su viaje de regreso, lleve el tiempo que lleve.

lejos del pago 2.jpg
Bruno recorriendo con su combi las calles de San Miguel de Allende, un pueblo mexicano ubicado en el Edo de Guanajuato.
Bruno recorriendo con su combi las calles de San Miguel de Allende, un pueblo mexicano ubicado en el Edo de Guanajuato.
Para eso, a los pocos meses que llegó a Puebla compró una clásica combi Volkswagen que de a poco empezó a acondicionar hasta incluso darle un nombre: "La Kombi Cholulteca".
Todo lo hacía con la intención de que este vehículo sea su hogar en su viaje de vuelta mientras recolecta aquellos testimonios que probablemente después serán aglomerados en un libro.
"Una vez con mi combi me pregunté si tenía sentido que solo me saque fotos en las playas y lugares bonitos pero rápidamente me di cuenta de que me parecía mucho más genuino poder generar algo con mi viaje". Según sus propias palabras, ese fue el pensamiento que lo llevó al punto donde hoy está parado.
Un largo viaje
La diferencia es que ya no se trata de una imaginación sino que su regreso comenzó hace un mes y medio cuando renunció a su trabajo y partió desde Guanajuato rumbo a la aventura que bautizó "Las increíbles andanzas de la kombi Cholulteca por América Latina".
Lo hizo solo pero ya tuvo y espera tener más compañeros circunstanciales como se lo prometieron amigos y familia.
Partió también con una agenda planificada aunque flexible al mismo tiempo, con la que ya se permitió en 1.600 kilómetros recorridos mantener encuentros en instituciones que comenzaron a moldear sus conclusiones.
"He visto modelos en los que los alumnos eligen qué hacer y cuándo hacerlo, al contrario de la escuela actual que no te da esa libertad. Estos modelos están siendo exitosos en sus comunidades pero hay que ver cómo adaptar a esos chicos cuando después van a la universidad o a trabajar", fueron sus palabras.
Sin embargo, es claro cuando sostiene que lo que él busca es "generar un debate". "Yo no digo que hay que abolir la escuela tal como está pero sí que hay que discutir qué queremos y que cada uno pueda elegir".
Para eso, cuando vuelva su intención es llevar sus conclusiones allí a donde le abran las puertas: escuelas, universidades, ministerios de Educación, fundaciones e incluso cámaras legislativas de ser posible.
Pero todavía falta para esa parte y mientras tanto toca seguir a Bruno en su viaje que puede llegar a durar, de seguro, más de un año. Y eso no será tan difícil porque él irá actualizando sus experiencias a través de las redes sociales y otras plataformas digitales (ver aparte).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Daniel Francisco  Argañaraz
Daniel Francisco Argañaraz · Hace 3 meses

excelente la propuesta educativa , muy interesante !, saludo cordial


Se está leyendo ahora