En la Capital Federal existen miles de manteros que implican menos trabajo formal y contribuciones impositivas al Estado. Dos problemas que, como política pública, son tenidos en cuenta por las autoridades de la CABA.
Ayer, para que no se sigan instalando, la Policía Federal y la Metropolitana actuaron con firmeza en el barrio de Caballito, en la intersección de la calles Acoyte y Rivadavia. El Gobierno de la Ciudad desplegó un megaoperativo con casi 3.000 efectivos.
Cuatro cuadras se llenaron de policías para evitar que se vuelvan a tomar las veredas para venta ambulante. En el lugar también se encontraban trabajadores del SAME, Bomberos y personal del Gobierno de la Ciudad para dar apoyo a las fuerzas de seguridad.
El operativo de ayer se enmarca en la batalla que está dando el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, contra la venta ambulante.
Ya el domingo pasado, la Metropolitana desalojó manteros que se encontraban en la estación terminal del Ferrocarril Mitre, en el barrio de Retiro.
Además, el jueves de la semana pasada se realizaron al menos 26 allanamientos en el barrio de Flores, principalmente sobre la calle Avellaneda, para incautar productos ilegales.
Poco antes de las 11 de ayer, se produjeron algunos incidentes cuando los vendedores, entre ellos varios de origen africano, intentaron armar sus puestos y se encontraron con la oposición policial.
Los manteros realizaron una manifestación y desplegaron una bandera sobre la avenida, que quedó totalmente cortada a la altura de la calle Cuenca.
Uno de los ambulantes aseguró que lo único que quieren es que los dejen trabajar para mantener a sus familias. "Queremos que nos dejen trabajar. Aumentan todo y nuestras familias necesitan comer. Hace un año y medio que nos dicen que nos van a mandar a un predio, pero hay mucho chamuyo y seguimos acá", se quejó el hombre.
Autoridades porteñas deslizaron que los operativos podrían ser cotidianos hasta erradicar a los manteros de esa zona con intensa actividad comercial. "Vinieron a desalojar y hacer una tarea de espionaje y presión contra los trabajadores", denunció el referente de Vendedores Libres, Omar Guaraz.
"Vamos a tomar todas las medidas de protesta necesarias a los efectos de volver a trabajar porque no existe ninguna vía de negociación con el Gobierno de la Ciudad", denunció Guaraz.
Por su parte, el director de fiscalización de Espacio Público porteño, Alejandro Bunge, aseguró que el operativo conjunto entre la Policía Metropolitana y la Federal se realizará todos los días "haciendo que la contravención no suceda".
Respecto de una solución para los vendedores ambulantes, Bunge sostuvo que el Gobierno porteño ofrece que se empadronen para ingresar a un galpón en el que podrán continuar con su trabajo.
Sin embargo, el funcionario no supo precisar qué cantidad de puestos se podrían habilitar. Guaraz desmintió toda instancia de diálogo con el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, y precisó que hace dos meses solicitaron "una reunión con Espacio Público".
"Todavía no nos han recibido. Los compañeros de la avenida Avellaneda ya saben que no existe solución para los manteros", dijo Guaraz.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


enrique alcala
enrique alcala · Hace 7 meses

Totalmente lleno de boliguayos , toda la lacra invadiendo nuestro país.


Se está leyendo ahora