En la finca La Cortadera, en Amblayo, departamento de San Carlos, se inauguró un módulo de mejoramiento de la producción caprina, con la participación de más de 100 vecinos de la zona.
Se trata de instalaciones mejoradas de corrales, con áreas que permiten la separación por categorías y zonas techadas con bebederos y comederos.
Este módulo permite demostrar el funcionamiento óptimo del manejo caprino y a la vez se transforma en un centro de capacitación colectiva con la idea de que otros productores repliquen la propuesta.
El módulo fue construido con la ayuda de productores de Amblayo y de Santa Victoria Oeste.
Este proyecto se realizó con fondos del Programa Consejo de Demanda de Actores Sociales, del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, la Secretaría de Agricultura Familiar Delegación Salta y el Inta.
"En Amblayo hay una gran variedad de corrales que se podían mejorar. Con este módulo se realizarán capacitaciones para replicar en otros lugares", dijo Francisco Alonso, técnico de la Secretaría de Agricultura Familiar Delegación Salta.
En Amblayo, la producción caprina tiene un rol preponderante. Diversas actividades agrícolas se generan en el lugar, como la elaboración de silos de maíz, maíz en grano y alfalfa entre otros. Estos productos están vinculados a la provisión de alimentos para las cabras.
La producción de quesos
Amblayo es, además, un ícono de la producción de queso de cabra en Salta. En ese sentido se están aplicando mejoras para optimizar dicha producción en las salas queseras de la zona. En el paraje Río Salado se construyeron unas cuatro salas queseras con el asesoramiento de equipos técnicos de la Secretaría de Agricultura Familiar. Cuentan con materiales locales respetando las formas constructivas autóctonas y revestidas interiormente según indican las normas de higiene y seguridad alimentaria, respetando también el circuito del proceso de elaboración de los quesos.
El objetivo es que estas salas cumplan con la normativa actual y respeten las formas tradicionales y las escalas de elaboración de los quesos típicos de Amblayo.
"Ahora el queso no se vuelve tan ácido, porque antes teníamos techo de chapa y ahora tenemos techo de cemento. Cuando hace mucho frío no hay frío en la salita, pero cuando hace calor, hace frío aquí", contó Rita Collar, propietaria de una de las salas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia