La negociación entre el Gobierno nacional y la CGT, que demanda un bono de fin de año y la eximición del impuesto a las ganancias en el medio aguinaldo de diciembre para no convocar a un paro nacional, parecía estar encaminada luego de la reunión del jueves último en la que quedaron en volver a juntarse en 10 días para analizar la propuesta que tiene que presentarles el oficialismo, tras consultar con el sector empresario.
Sin embargo, en los últimos días, los gestos de un lado y de otro llevaron la situación al terreno de la incertidumbre: por el lado de los trabajadores, el sábado, uno de los miembros del triunvirato que conduce la CGT, Héctor Daer, había advertido que el paro seguía latente. Del otro lado, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, anticipó en una entrevista con el diario La Nación que "Nosotros no le vamos a dar a la CGT nada, nosotros gobernamos para más de 40 millones de argentinos".
Además, el ministro del Interior confirmó que el Gobierno convocará a los empresarios para que formen parte de las próximas negociaciones con la CGT y pidió a los sindicalistas que tengan en cuenta el elevado déficit fiscal.
No obstante el mensaje para el sindicalismo, al ser consultado por el bono de fin de año y la eximición del pago de Ganancias para el aguinaldo, Frigerio se mostró abierto a continuar con el diálogo.
"Nos juntamos permanentemente, tenemos un diálogo fluido, probablemente mucho más fluido de lo que lo tenían con el gobierno anterior; escuchamos también lo que ellos tienen para decir y para proponer. Entendemos que desde el Estado tenemos que dar una respuesta a estas cosas", consideró.
Mientras que, sobre el bono, dijo que el gobierno de Mauricio Macri "no descarta nada" y agregó: "Toda la ayuda que podamos dar, sobre todo para los sectores más vulnerables, tiene que tener en cuenta la debilidad fiscal que todavía enfrenta el Estado producto de la herencia recibida en esta materia".
"Nosotros heredamos uno de los déficits fiscales más grandes de la historia. En consecuencia, tenemos que ser responsables, porque la inflación es producto de un gobierno que se manejó de manera muy irresponsable en el manejo de los recursos de la gente. Y no podemos repetir ese error", advirtió.
Mensajes cruzados Las declaraciones de Frigerio llegaron un día después de que Héctor Daer, uno de los secretarios generales que encabezan el triunvirato de la CGT, ratificara que pese a los "avances" alcanzados en las conversaciones con el Gobierno, el llamado a un paro nacional "sigue latente".
Daer evitó pronunciarse si los números que baraja el Poder Ejecutivo en torno del pago de un bono de fin de año y la exención del impuesto de ganancias permitiría llegar a un acuerdo en la ronda de negociaciones.
"No se trata de estar conformes. Todavía no hemos concretado ningún tipo de instrumento para paliar la situación que estamos planteando de pérdida de salario", sostuvo Daer. Por lo tanto, advirtió que rechazar o aprobar una oferta sobre estos puntos solo puede evaluarse con "los valores sobre la mesa", lo que recién esta semana empezará a discutirse.
Los montos Si bien desde el Gobierno nacional, el ministro de Trabajo Jorge Triaca asegura que aún no hay montos estimados para el bono de fin de año, el diario La Nación indicó que en los despachos oficiales evalúan otorgar mil pesos para el sector público y dos mil o más para el privado, según la actividad. En este sentido, dirigentes del sector industrial aventuran bonos de entre 4.000 y 5.000 pesos en diciembre.
Más allá de cifras, una de las cosas que el Gobierno quiere dejar en claro es que los bonos alcanzarían solo a los sueldos más bajos, mientras que los altos deberán conformarse con la exención del pago del impuesto a las ganancias del medio aguinaldo de diciembre.
Según publicó ayer Clarín, los asesores del presidente Macri aseguran que el Gobierno no será el garante de un acuerdo entre los privados y los sindicatos. No obstante, en los próximos días y en distintas reuniones, varios integrantes del Gabinete nacional se entrevistarán con empresarios para acercar posiciones.

Disidentes de la CGT
El grupo de gremios del Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA) que lidera el taxista Omar Viviani y los que responden al ruralista Gerónimo Venegas, ambos alejados de la CGT unificada, pusieron en marcha un acercamiento para relanzar Las 62 Organizaciones Peronistas, el histórico brazo político de la central obrera.
La reactivación de esa institución será la excusa para que los dos sectores comiencen a mostrarse más juntos, a fin de no perder influencia dentro del ámbito sindical luego de haber quedado al margen de la CGT por no haber conseguido los lugares que deseaban en la conducción.
Entre ambos grupos juntan casi un centenar de sindicatos, la mayoría de ellos considerados pequeños, aunque contienen un puñado de grandes gremios, como Peones Rurales, Luz y Fuerza, Smata y Unión Ferroviaria.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 1 mes

"Heredaron el deficit fiscal mas grande de la historia", pero aùn asi ,"se las arreglaron" para poder regalarle 160 mil millones de pesos a la gran oligarquia y las cerealeras, 100 mil millones a la industria, mas de 120 mil millones de pesos a la banca financiera, les fabricaron bonos(lebacs) y le pagan casi 40% de interés,contrataron ( a cargo del Estado ) mas 40 mil militantes de su partido y los "explotan" por 160 mil pesos por mes y algunos- como en el Pami- ganan 320 mil pesos por mes . Amigos de Regazzoni, obviamente. ¡¡linda gente!!

franco gonzalez
franco gonzalez · Hace 2 meses

Una verguenza.caen dos gotas y queda media ciudad a oscuras


Se está leyendo ahora