Lionel Messi deja el 2016 con la sensación del deber cumplido a nivel individual, ganando su quinto Balón de Oro en el ya lejano 11 de enero y terminando el año como máximo goleador mundial con 59 tantos, aunque con la decepción de que se le escapó la Champions League en el peor momento físico de la temporada (cayeron en abril ante Atlético de Madrid por cuartos de final) y una nueva final perdida con la Selección argentina, esta vez la Copa América Centenario de EEUU.
Eso sí, nadie podrá negarle que sus números vuelven a ser estratosféricos. Messi acabó el año como el máximo goleador con 59 gritos, encabezando la actual tabla de goleadores de la Liga (12 goles) y con una decena de tantos en la Champions.
50 títulos. Es considerado el jugador argentino que ganó más títulos en la historia
Con todo, Messi pasó unos días desconectado, disfrutando del verano argentino. Allí seguirá esperando que comiencen a tomar cuerpo las negociaciones para mejorar su contrato.
En la Selección argentina, Messi sumó más sinsabores que alegrías, con una renuncia fallida en el medio.
"Ya está, se terminó para mí la selección. Son cuatro finales, no es para mí. Lo busqué, no se me dio, pero creo que ya está" fueron las palabras de Messi, en la noche del domingo 26 de junio, que paralizaban los corazones de todos los argentinos y hasta opacaban la frustración por una nueva final perdida frente a Chile.
Sus palabras sonaban a adiós. Y parecían irrevocables. Todo esto llegaba minutos después de otra frustración, la de caer por segundo año consecutivo en la final de la Copa América, y frente al mismo rival y por la misma vía.
557 goles metió Messi a lo largo de su carrera
Afortunadamente, el tiempo pasó, la sangre del rosarino se enfrió, las venas se deshincharon y el amor del pueblo argentino, el pedido de sus familiares y amigos y esa eterna sed de revancha lo hicieron dar marcha atrás. Es así como el capitán de la Selección no se perdió ningún encuentro debido a su renuncia "trunca".
Éste fue el punto más álgido de un 2016 repleto de incertidumbre para la Selección, que también contó tras este episodio con un cambio de entrenador: salió Gerardo Martino y entró Edgardo Bauza.
Con la Copa América Centenario como gran objetivo frustrado, podría decirse que 2016 significó un año de fracaso para la celeste y blanca y Messi incluido. Más aún si se tiene en cuenta que en las Eliminatorias el camino estuvo repleto de piedras y hoy, entrando en la última etapa de la clasificación, la Selección argentina ni siquiera está en puestos de clasificación directa a la Copa del Mundo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿A cuál de los dos le tenés más fe para esta temporada del Federal A?

A Juventud Antoniana
A Gimnasia y Tiro
A ninguno de los dos
ver resultados

Importante ahora

cargando...