Luego del llanto de Lionel Messi en la final contra Chile en la Copa América, todos esperaban la palabra del 10. Pero nadie esperaba que diga algo tan terminante: "Se terminó la selección para mí, ya está".
Según cuentan quienes lo conocen, nunca lo habían visto llorar tanto como cuando perdió su cuarta final con la Selección de Argentina.
Todo esto resulta increíble, porque cómo Lionel Messi, el mejor jugador del mundo, no puede ganar un título con su selección.
Pero también es bueno destacar que la carga mental que viene soportando "La Pulga" es muy grande. Perdió la final de la Copa América del 2007, la del Mundial de Brasil 2014, la de la Copa América de Chile 2015 y últimamente la Copa Centenario de Estados Unidos 2016. Es un récord muy adverso para un jugador que en el Barcelona de España ha ganado todo lo que jugó. Pero no hay que olvidarse las comparaciones odiosas con Diego Maradona y la gran presión por parte de los argentinos hacia él. En Argentina la gente debe entender que para lograr un buen resultado se necesita de un equipo y no una individualidad. No me cabe duda de que el argentino que más debe estar frustrado con lo que le pasó es el mismo Lionel.
Probablemente jamás leas esta carta. Pero la escribo igual, no como hincha del fútbol sino como docente argentina, esa profesión que elegí y que me apasiona como a vos la tuya.
Podría escribirte sobre la maravilla de tus talentos para el deporte más amado de nuestro país, sobre el placer que me moviliza ser una de las generaciones que pueden verte desplegar la magia en tus botines, sobre la admiración que despertás en cada uno de los gurises del mundo entero. Pero todo eso sería repetir frases hechas. Por eso voy a escribirte para que me ayudes en un reto mucho más complejo de los que hasta ahora enfrentaste, quiero que me ayudes en la difícil misión de formar las conductas de esos chicos que te ven como un héroe futbolero y como un ejemplo a seguir. Por más amor y dedicación que ponga en mi trabajo, jamás tendré de mis alumnos esa maravillosa fascinación que sienten por alguien como vos. Y hoy verán a su más grande ídolo rendirse. Te ruego que no les des el gusto a los mediocres, a esos que frustrados por sus miles de metas no alcanzadas vuelcan sus rencores en un jugador de fútbol, a esos que opinan de todos los demás porque hacerlo es fácil y gratuito. Y te lo dice una maestra que con el abismal espacio que nos separa, lidia con esa liviana costumbre argentina de creer que el trabajo de otro es sencillo, que meter goles en un arco es tan simple como construir una casa o formar el futuro de una persona. Esa enferma necesidad de tocar siempre de oído, de ponernos en jueces insensatos que sentencian con desprecio y arrogancia el desempeño del otro, poniendo con valor solo las victorias y desmereciendo los errores como fracasos, esos mismos errores que nos hacen humanos en continuo aprendizaje. Por favor no renuncies, no les hagas creer que en este país solo importa ganar y ser primero. No les muestres que por más éxitos que uno coseche en la vida, nunca terminará de conformar a los demás y peor aún, no les hagas sentir que deben vivir para conformar a los otros. No les brindes ese mensaje errado de que a pesar de tantas adversidades superadas, a pesar de pelearla desde muy pibe para llegar a ser el hombre triunfador de hoy, a pesar de asumir responsabilidades desde muy temprana edad y haber luchado hasta con impedimentos físicos para lograr tus sueños, todo eso se opaca ante las críticas de los envidiosos que en el fondo solo desean ser como vos.
Si vos que tuviste la familia acompañandote, que tenés un rico patrimonio personal y el apoyo de tanta gente, no lo logras, ¿como podrían ellos creerse capaces de continuar adelante pese a tantas batallas que día a día deben enfrentar?
Yo no les hablo a ellos del Messi que juega maravillosamente al fútbol, sino del que practicó miles de tiros libres para lograr embocar la pelota en ese ángulo inalcanzable para cualquier arquero; les hablo del Messi que soportó siendo un niño como ellos tantas dolorosas agujas para seguir en pie tras lo que amaba; les hablo del Messi que con todo el dinero que ha ganado ayuda a otros chicos como ellos en sus diferentes dificultades; les hablo del Messi hombre, el que formó su familia y lidia todos los días con el rol más importante que es ser un buen padre; les hablo del Messi que puede equivocarse hasta errando un penal porque de fallas estamos hechas las personas y eso les muestra que hasta el más grande de todos los tiempos es imperfecto.
No te rindas, no guardes la camiseta con los colores de nuestra Patria porque al ponertela te convertís en un argentino más que nos representa a todos, y no todos esperamos medallas y copas para sentirnos orgullosos de que vos lo seas. No hagas que mis gurises sientan que salir segundos es una derrota.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Por qué los hinchas salteños van poco a la cancha?

Los precios altos de las entradas
Los torneos ya no son atactivos
Los fracasos reiterados
Por la falta de seguridad
ver resultados

Importante ahora

cargando...