Mientras la inseguridad sigue preocupando a los médicos, enfermeros y al resto del personal que se desempeña a diario en el hospital Del Carmen de San José de Metán, las soluciones no llegan.
Debido a la problemática que fue planteada en la Cámara de senadores por el legislador metanense y el exintendente, Roberto Enrique Gramaglia, el martes se reunieron en el nosocomio el jefe de la Policía de la provincia, Marcelo Lami, el jefe de la Unidad Regional 3, Gustavo López, y el gerente del hospital, Napoleón Zunino.
Las autoridades policiales solamente se comprometieron a realizar mayores patrullajes en la zona y a que el personal realice rondas periódicas nocturnas frente el nosocomio.
El mismo gerente Zunino fue protagonista de un hecho vandálico cuando un hombre alcoholizado intentó agredirlo con un vidrio para que lo atendiera.
"No tenemos solución. Nuestro hospital necesita una garita policial o vigilancia permanente, sobre todo en horarios nocturnos y principalmente los fines de semana, debido a los hechos de violencia y robos que venimos sufriendo desde hace tiempo", dijo Zunino a El Tribuno.
El gerente del nosocomio recordó que hasta él mismo fue víctima de agresiones verbales y relató que un paciente que estaba alcoholizado e incontrolable intentó golpearlo y rompió un vidrio en el hospital.

Medidas insuficientes

Hace algunos años, debido a la inseguridad, el gerente del hospital se vio obligado a cerrar de noche el acceso principal y la entrada a los consultorios del nosocomio, que se encuentran sobre la calle José I. Sierra.
Pero los hechos de violencia, robos y destrozos continúan, principalmente los fines de semana, cuando se acrecientan.
La problemática fue planteada por el senador por el departamento de Metán, Gramaglia, quien presentó un proyecto de declaración, para que se coloque personal de seguridad en el interior y afuera del hospital.
Los ediles pidieron vigilancia permanente, que no se está cumpliendo. Igual que en la Municipalidad, no hay resultados hasta ahora.
"El proyecto fue apoyado por mis pares y aprobado por unanimidad. Solicitamos al Ministerio de Salud que disponga la colocación de personal de seguridad privada en el interior del nosocomio, por otra parte, pedimos también la presencia de policías en el exterior en forma permanente", dijo Gramaglia a El Tribuno.
"Esto surgió porque he recibido la inquietud de profesionales y no profesionales que desarrollan su tarea en el lugar y relataron hechos de violencia e incidentes, principalmente los fines de semana. Estas situaciones también afectan a los pacientes y familiares de los internados", dijo el legislador.
La puerta principal del hospital se sigue cerrando a las 18 horas, todos los días, al igual que la vieja guardia por la que se accede a los consultorios, que se cierra a las 21.
Además se cierra un portón que da al fondo del hospital, donde estacionan sus vehículos los médicos y el personal, debido a que también hubo ataques y robos a los rodados.

Violencia e intolerancia

Por las noches, solamente queda abierta la guardia principal, ubicada sobre calle Alvarado, donde debería haber personal policial o una garita para que exista vigilancia en forma permanente.
"Hay violencia e intolerancia y esto también ocurre en los centros de salud", destacó el gerente del nosocomio.
Una reunión de autoridades civiles y policiales, que fue convocada de urgencia para tratar el tema de la inseguridad que viven los vecinos metanenses, se desarrolló el mes pasado en el Concejo Deliberante.
El detonante fue el robo y los destrozos que sufrió el edificio del legislativo de esa localidad del sur provincial y los ilícitos que sufren los vecinos casi a diario en San José de Metán.
De la reunión participaron los concejales, el intendente Fernando Romeri y otras autoridades municipales, el segundo jefe de la Unidad de la Unidad Regional 3, Aureliano Guanca, el jefe de la división Seguridad Urbana, Carlos Adrián Orella y la oficial Cecilia Ferando, encargada de prensa de la Unidad Regional.

Apoyo de los concejales

"Hemos planteado a las autoridades policiales la necesidad de que haya una mayor presencia de efectivos en los barrios, que es lo que vienen reclamando los vecinos. Lo que ocurrió en el Concejo deliberante es una muestra de la situación que estamos viviendo", dijo la presidente del cuerpo, Marcela Agüero.
En el encuentro se resolvió instalar cámaras de seguridad en el interior y afuera del edificio del Concejo. Por otra parte, las autoridades policiales se comprometieron a colocar vigilancia policial nocturna permanente en el edificio del legislativo y en el de la comuna para tratar de prevenir ilícitos.
Pero la vigilancia nocturna permanente no se cumple, ya que en ocasiones no se observa a policías en el sitio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora