"Mi hermano, Gustavo Orozco, es el que más casos ha resuelto en la Brigada de Investigaciones deRosario de la Frontera, incluso casos complejos; en la ciudad ya se hicieron dos marchas para pedir su libertad. Este caso se está mezclando con lo de losnarcopolicíasy policías corruptos, están mezclando buenos y malos policías", dijo Claudia Fabiana Orozco, hermana de uno de los cuatro efectivos de la Brigada rosarina acusados de torturas y apremios, y rechazó los cargos y remarcó que él tiene un desempeño "muy reconocido no solo dentro de la Policía y la Justicia, sino también por la gente de los barrios, por gente de pueblos cercanos como La Candelaria,El Tala, por productores y hasta la iglesia".
Recordó que en la última semana se realizaron dos marchas masivas. "Hay gente de los barrios que levantaba firmas pidiendo no solo que los liberen sino que los restituyan a sus puestos porque sus zonas se han convertido en tierra de nadie desde que detuvieron a mi hermano y a sus tres compañeros", dijo la mujer.
"Nosotros queremos que se haga todo bien, que se diga quiénes son los que lo están denunciando a los brigadistas y que toda Salta sepa qué sucede en el sur de la provincia", afirmó.

Denuncian animosidad

Ayer el fiscal penal de Derechos Humanos, Gustavo Pilar Rey, requirió que sea elevado a juicio la causa contra los policías Gustavo Orozco, Víctor Alejandro Luna, Rubén Darío Medina y Javier Sebastián Reynoso, por torturas y apremios en perjuicio de Pablo Carrizo y Rodrigo Carrizo.
“Es evidente que en esta causa hay animosidad del fiscal Pilar Rey contra los policías porque en una semana pide elevarla a juicio, algo inédito en la Justicia de Salta”, sostuvo Carlos López Bueno, abogado de Orozco. Remarcó que los Carrizo “aparecen como si fueran personas que no tuvieron nada que ver con el homicidio que los policías fueron a investigar cuando están imputados por el hecho”.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...