Michel Temer firmó hoy la notificación del Senado en la que asume de manera interina la Presidencia de Brasil después de que la Cámara Alta decidiera abrir un juicio político con fines de destitución contra la mandataria Dilma Rousseff .
La notificación, firmada por el titular del Senado, Renan Calheiros, faculta a Temer como presidente durante los próximos 180 días, período en el cual la Cámara alta debatirá si destituye a Rousseff o la permite volver al cargo.
Temer recibió la notificación de manos del senador Vicentinho Alves en el Palacio de Jaburu alrededor
El abogado brasileño se convirtió hoy en el presidente interino del país pese a que hasta hace muy poco era prácticamente un desconocido para la población y tras haber sido durante cinco años, según sus propias palabras, un "vicepresidente decorativo" en el gobierno de Dilma Rousseff.
Discreto y conciliador, el político de 75 años, casado en terceras nupcias con una bella modelo de 32, no cuenta con el apoyo masivo del pueblo. Una encuesta reciente confirmó lo desconocido de su figura: sólo entre el uno y el dos por ciento de la población estaría dispuesto a votarlo en las elecciones de 2018.
Será un mandato interino pero con plenos poderes, por un plazo máximo de 180 días y perspectivas de extenderse hasta el término del mandato, en 2018, si finalmente Rousseff es destituida de forma definitiva.
Temer goza de una especie de blindaje que lo mantuvo al margen de denuncias de corrupción que involucran a decenas de políticos, entre ellos destacados correligionarios de su Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).
Fue muchas veces mencionado en escándalos, pero por el momento no ha sido denunciado formalmente y no se sabe si en algún momento será investigado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora