La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, encabezó hoy un encuentro en Barracas para impulsar la educación y en ese marco destacó el importante rol de las mujeres en la política nacional, a la vez que valoró la campaña "Ni una menos" contra la violencia de género.
Michelle O.jpg
En el Centro Metropolitano de Diseño, la esposa del mandatario estadounidense Barack Obama nombró especialmente a la "primera gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal", y a la dirigente social Margarita Barrientos por su trabajo en un comedor de Villa Lugano, aunque también destacó que el país tuvo "una presidenta y tiene actualmente una vicepresidenta".
La primera dama argentina, Juliana Awada, fue la encargada de introducirla en el encuentro "Let Girls Learn" y al hacerlo resaltó que Michelle Obama fue "una inspiración" para ella en su nuevo rol como esposa del presidente Mauricio Macri.
Awada y Michelle.jpg
Contó al auditorio su propia experiencia, dijo que si bien quería ser la alumna mejor preparada de la clase, muchas personas no confiaban en ella. "Gracias a mis estudios tuve oportunidades que mis padres jamás hubieran imaginado para ellos. Estoy aquí frente a ustedes porque quiero que a ustedes les pase lo mismo. No importa qué obstáculos se presenten, tienen que estudiar. Estudien para hacer una diferencia en el mundo. Su país es un actor cada vez más importante en el escenario mundial, con una mayor voz en los asuntos mundiales. Pónganse a la altura de las circunstancias y háganse oír", dijo Michelle.
"Ustedes saben lo que es no tener una situación ventajosa y tener que trabajar mucho para llegar a fin de mes. Las mujeres afrontamos las mismas dificultades y tenemos que pelear por eso, para que nos remuneren igual por el mismo trabajo, así como ponerle fin a la violencia de género. Por eso, necesitamos que se conviertan en mujeres líderes, en el trabajo, en la crianza de sus hijos. Necesitamos que se contraten más mujeres en las empresas y que desbanquen el mito de que la ciencia y las matemáticas son solo para hombres, necesitamos que sean líderes en la Casa Rosada y en el Congreso. Tienen que ser líderes no solo aquí en la Argentina, sino en todo el mundo ", lanzó la Primera Dama.
La acción es parte de la iniciativa "Let Girls Learn" (Dejen Aprender a las Jóvenes) que impulsa la campaña #62MillionGirls (#62MillonesDeChicas), lanzada en la plataforma online Change.org.
La esposa del presidente estadounidense busca comprometer a miles de personas para que las 62 millones de jóvenes que aún no concurren a una escuela en sus países, logren acceder a ese derecho.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Monica Cassels
Monica Cassels · Hace 8 meses

Y de paso... que nuestro Sr. Gobernador tome nota: No es el excelente manejo social, buen gusto y elegancia de Juliana, ni la belleza popular de Isabel, lo que trasciende fuera de la política farandulizada de nuestro país, sino la inteligencia y cultura de Michelle (de belleza discutible e indiscutible mal gusto en imagen física) lo que trasciende en el mundo real de la política internacional. Claramente Barack Obama entendió esto al embarcarse en su carrera política, y mantuvo a su lado a esta mujer capaz, no sólo de brindarle apoyo y afecto, sino también de salir al mundo a hablar inteligentemente de su país y liderar en forma eficaz y exitosa proyectos útiles a la humanidad. Señores políticos argentinos, a Ustedes les compete sacar a nuestro pueblo de la frivolidad e ignorancia en que nos han sumido los últimos gobiernos, y un primer paso en esta difícil tarea es abandonar su tendencia a buscar la aprobación popular imitando los patrones impuestos al pueblo con el único fin de satisfacer sus parámetros superficiales y reducir su poder de raciocinio y crítica. Y Ustedes, señoritas bonitas, eleven un poco sus aspiraciones: no busquen satisfacerse con ser 'señora de'; edúquense para poder asumir roles importantes e independientes (no, por favor, como perchas autoportantes o caras y posteriores bonitos de la TV!) en beneficio de la sociedad en que viven.


Se está leyendo ahora