"Mauricio Macri no es un hombre que falte el respeto a nadie. Es una persona muy educada, a quien nunca hemos escuchado subiendo su tono de voz. Lo q nuestro Presidente electo pretende es simplemente respetar el Reglamento d Presidencia y la tradición argentina en el traspaso de mando. Esto es: juraremos frente a la Asamblea Legislativa y luego el Presidente electo se trasladará a la Casa Rosada".
Embed
Así respondió Michetti a la extensa carta de Cristina Kirchner, quien acusó al líder de Cambiemos de reclamarle, con un elevado tono de voz, que el traspaso de mando se realice en Casa Rosada.
Más adelante, Michetti repitió las palabras de Macri del sábado al asegurar que "si la Presidente saliente se niega a esta ceremonia, serán los miembros de la Corte Suprema quienes entreguen los atributos del mando".
"Es lamentable q tengamos este problema cuando existen tantas cosas importantes de las cuales debemos ocuparnos en nuestro país", finalizó.
Más reacciones
La diputada nacional por el PRO y futura jefa de la Oficina Anticorrupción (OA), Laura Alonso, aseguró que Macri es un hombre "equilibrado" y acusó al diputado camporista Andrés "Cuervo" Larroque de "gritar e insultar" a las mujeres.
Macri "es uno de los hombres más educados, correctos y equilibrados que conocí en mi vida", señaló Alonso en Twitter.
Además, la diputada macrista publicó un mensaje destinado a la Presidente: "Señora: sabe quién grita a las mujeres? El diputado (Andrés) Larroque, su pollo. El que no sabe pedir disculpas".
"Señora @CFKargentina: esto es gritar e insultar a una mujer. Fue su diputado. Usted otorgó con su silencio", agregó Alonso junto a una fotografía en la que se ve Larroque gritarle a la legisladora del PRO en una escandalosa reunión ocurrida tiempo atrás.

Embed


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Julian Centella
Julian Centella · Hace 11 meses

VOY A PEGAR (para que no me critiquen de erudito y algo mas) La ácida carta de despedida de Mario Markic para Cristina (en parte) Señora Presidenta: Pase lo que pase el domingo, estamos a horas del comienzo de su inevitable y acaso tan temida despedida del poder. Pase lo que pase, el domingo o será uno consagrado por el voto de los argentinos, o habrá que elegir entre dos opciones unos días más tarde pero todo está allí, a la vuelta de la esquina. O sea, Presidenta, ya aparece el otro. Será una bisagra histórica. Recuerde que usted lleva casi ocho años ejerciendo el poder, "empoderada", como le gusta decir. Y por eso, nos imaginamos claramente su tristeza por estas horas frente al hecho consumado: la certeza de la ausencia de poder. Usted señora, mostró en un tweet algo así como que lo que se viene es el fin del principio. Siempre fue rápida de reflejos señora, como para que nadie le diga 'esto es el principio del fin y bla bla..'. Y está bien, y era lo esperable, confrontativa hasta el fin, siempre redoblando la apuesta. Y ese "vamos por todo" estruendoso fue , aunque todo puede discutirse, el principio del fin. Porque, señora, no pudo con todo. De hecho debe ser raro para usted sentir que no está en el lugar de los candidatos ahora, que no compite. Esta vez, si o si señora Presidenta, se tiene que ir. Y lo que son las cosas: ahí lo tendrá a Massa compitiendo por la banda y el bastón. El mismo que le cerró la puerta a su propósito de reelección. Y estará Scioli, el hombre paciente al que usted humilló sin contemplaciones. Y usted sabe, lo sospecha, lo malicia: si gana y si aflora su gen peronista de la autopreservación es muy probable que, más temprano que tarde, la deje de lado, se olvide de usted. Que la traicione, en una palabra. Y Macri, que viene desde otro palo y otra condición, y que empezó su aventura política desde la capital Federal: imagine si fuera él el elegido. Por eso, se viene el largo adiós, la melancólica retirada. Porque así de ingrata es la cosa: usted, señora Presidenta, a partir del 11 de diciembre volverá a ser una persona común y corriente. Una ciudadana más de a pie. Porque señora, usted volverá a ser una persona común y silvestre, como se dice.No hay a la vista "Cristina parte 2". Todo se olvida rápido por aquí ¿Vio?. Y volver al llano a algunos les cuesta mucho más que a otros. Depende de cómo se haya ejercido el poder. Con toda humildad, no quisiera estar en sus zapatos señora Presidenta.

Julian Centella
Julian Centella · Hace 11 meses

Fin de una época. "El primer día del resto de nuestras vidas" se encuentra a menos de dos semanas. De cara al país que viene, y con ánimo de fortalecer el proceso democrático, uno de los mayores desafíos con los que deberemos enfrentarnos ahora será el de la reconstrucción- renovación del principal espacio político de oposición: el justicialismo. Durante todos estos años el partido ha estado sometido a los caprichos de un grupo de arribistas que lo desangraron. Sin internas por casi treinta años y cooptado por personajes de las más variadas procedencias políticas que sólo respondían a intereses mezquinos, se fue vaciando de contenido, de vida interna, de identidad, hasta transformarse en lo que es hoy: una cáscara vacía y muy lejana a la doctrina peronista que le dio origen. Ni en el peor de sus sueños el peronismo podría haber imaginado jamás que obrarían en su nombre un Domingo Cavallo -de conocida ideología neoliberal-, ni que, embestido por un frente que se llevó todo por delante, abrigaría en su seno a una Diana Conti -asumida estalinista- o un Carlos Heller -histórico comunista-. ¬Qué lejana y desdibujada queda hoy aquella mítica consigna: "Ni yanquis ni marxistas"!

Julian Centella
Julian Centella · Hace 11 meses

La izquierda, la derecha, el centro, todos y todas, son alguna de las caras del peronismo. Trostkistas y comunistas, fascistas y liberales, el colectivo LGBT (Lesbianas, gays, bisexuales y trans), católicos integristas y curas villeros, burócratas sindicales y sindicalistas combativos, son peronistas o se sienten obligados a atajarse. Dicen “me crié en un barrio peronista”, “mi familia era peronista”, “mi mejor amigo es peronista”. Detrás de “nadie puede estar en contra de las banderas de la justicia social” esgrimido por los políticos más ajenos a la cultura peronista, se esconde el pragmatismo de no negarse a recibir un voto peronista, pero también el temor a que te pongan de “gorila” y salgas del juego. Nadie quiere cargar esa mochila. ¿Por qué siempre creemos que los equivocados son los otros? ¿Es tolerable un país semejante? ¿Es necesario mostrar todo el tiempo los dientes? ¿Para qué? ¿Estamos seguros, todavía hoy, que la libertad era el precio que había que pagar para tener una Nación socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana? ¿El peronismo real, el que gobernó entre 1946 y 1955, fue justo, libre y soberano? ¿O también eso forma parte del relato? Y que pertenece a un partido con características fascistoides.

PATROCLO REY
PATROCLO REY · Hace 11 meses

MI QUERIDA PRESIDENTA NO ESTÁ EN SUS SANOS CABALES . MI QUERIDA PRESIDENTA NO LA EMBARRE MAS , RECURRA A LA POCA EDUCACIÓN QUE DEMUESTRA ,SEA EDUCADA Y COMPORTESE COMO UNA DAMA Y REALICE LA CEREMONIA SIN DRAMATIZAR EL PAPEL DE VICTIMA


Se está leyendo ahora