Mientras el mundo y Estados Unidos no terminan de digerir el dolor y la consternación por la masacre de Orlando, donde un sujeto identificado como Omar Mateen ingresó con dos armas a un boliche y asesinó a 49 personas e hirió a más de 50 antes de ser ultimado por la Policía; la posibilidad de que algunas de las víctimas hayan muerto alcanzadas por disparos de los agentes durante el operativo de rescate encendió la polémica.
La prensa difundió una hipótesis de "fuego amigo", que manejan los investigadores en torno de la matanza en el club gay de Orlando. Según The New York Times, que cita a fuentes de la investigación, "no está claro si algunas de las víctimas fueron accidentalmente baleadas por los agentes".
La tragedia en el boliche duró tres horas desde que el atacante, tras matar a varias personas se atrincheró en el local bailable con rehenes, hasta que la Policía decidió ingresar derribando una pared con un vehículo blindado. En ese momento, varios agentes tomaron el boliche por asalto y mataron a Mateen tras un breve tiroteo.
Previamente, la Policía había intentado hacer un agujero con explosivos para salvar a un grupo de personas que Mateen había encerrado allí. Sin embargo, la detonación no bastó para hacer un boquete lo suficientemente grande, por lo que los agentes se lanzaron con el vehículo contra el muro. "En ese momento teníamos la impresión de que si no lo hacíamos iban a morir más personas", dijo el jefe de la Policía local, John Mina.
Por el hueco escaparon varios de los asistentes a la fiesta que se celebraba en el local. El atacante, de 29 años, también salió del edificio por el mismo agujero, con dos granadas de mano y disparando. Por lo que fue abatido.
En este sentido, aún no está claro a cuántas personas mató el atacante o si algunas fueron víctimas del fuego cruzado durante el asalto.
Explicaciones
Ante la polémica, el jefe del departamento de Policía, debió salir ayer a defender la actuación de la institución ante la situación que se vivió en la madrugada del domingo: "La respuesta inicial de la Fuerza salvó decenas y decenas de vida", afirmó. Pero evitó aclarar si algunas de las víctimas murieron al ser alcanzadas por disparos de la propia fuerza.
La postura oficial es que el peligro "inminente" de nuevas muertes llevó a la Policía a entrar en el boliche Pulse. "Creíamos que eran inminentes más pérdidas de vidas y por eso tomé la decisión de iniciar la operación de rescate", dijo el jefe del Departamento de Policía de Orlando, John Mina, en rueda de prensa.
El agente señaló que sus negociadores hablaron con Mateen y que mientras mantuvieron estas conversaciones parecía "tranquilo" y no se produjeron disparos, pero que en un momento dado el sospechoso dijo que tenía un chaleco antibalas y "explosivos".
Durante estas conversaciones telefónicas, explicó, el sospechoso juró lealtad al Estado Islámico (EI) y trató de negociar.
Sin revelar muchos detalles debido a que la investigación sigue abierta, Mina indicó que gracias a las conversaciones pudieron saber que Mateen se refugió en uno de los baños del boliche, donde tenía a cuatro o cinco rehenes, mientras mantenía entre 15 y 20 en otro.
Mientras estaba en el baño, la Policía pudo rescatar a varias personas que estaban retenidas, indicó.
La Policía desmintió en las redes sociales los "infundados" rumores de que hubiese más de un sospechoso en el local y aseguró que el único asesino, Omar Mateen, "está muerto".
La matanza se produjo en la madrugada del sábado cuando el sospechoso comenzó a disparar en el boliche gay y tomó un grupo de rehenes en su interior.

orlando1.jpg

¿Por qué hubo tantas muertes?

Hay tres claves que explican por qué el atacante del boliche de Orlando pudo matar a tanta gente.
1. Lugar cerrado y ruidoso: Mateen ingresó por la puerta principal y comenzó a disparar contra las personas que estaban adentro del establecimiento. Muchos de los testigos que lograron sobrevivir al ataque afirmaron que confundieron los disparos con el estrépito de la música por un buen rato. La confusión ayudó a que Mateen disparara durante casi un minuto sin que parara la música.
2. El poder del arma: El factor principal detrás de la cantidad de muertos en Orlando es el poder de ataque del fusil de asalto tipo AR-15, el que utilizó Mateen.
El AR-15 es una versión del M-16 que utilizan las fuerzas armadas de EEUU. Es una arma semiautomática, que le permite al tirador dejar apretado el gatillo para aumentar su rango de ataque. De acuerdo a los reportes de la policía y el FBI, fusiles de asalto como el AR-15 fueron utilizados en las matanzas de los cines de Aurora, Colorado (el 20 de julio de 2012), la de la escuela de Sandy Hook en Newtown, Connecticut (14 de diciembre de 2012), y más recientemente en San Bernardino, California, donde murieron 14 personas el pasado 2 de diciembre.
La capacidad del arma que llevaba Mateen le permitió no solo ser más efectivo en su ataque, sino también crear caos y pánico que él utilizó como protección.
3. Tres largas horas de operativos: según la policía de Orlando, el ataque comenzó en plena madrugada, a las 2 del domingo. A esa hora Mateen le disparó al guardia de la entrada y comenzó su violenta incursión dentro del bar Pulse. Y finalizó recién a las 5 am, tres horas después, con la muerte del atacante abatido por la policía. A los dos minutos de iniciado el ataque, Mateen fue interceptado por un miembro de la policía y, después de un intercambio de disparos, el uniformado se vio obligado a salir del establecimiento.
orlando.jpg
<div>La gente encendió velas en honor a las víctimas del tiroteo de Orlando. AP</div><div><br></div>
La gente encendió velas en honor a las víctimas del tiroteo de Orlando. AP


Obama: "Un ataque vernáculo"

Para el presidente de EEUU, no hay evidencia de conexión con el EI. El presidente de EEUU aseguró que el ataque de Orlando es un caso de "extremismo vernáculo de un hombre armado inspirado en la propaganda en internet" y que no hay evidencias de que haya sido "dirigido externamente o que haya sido parte de un plan de mayor escala".
En una conferencia de prensa en el salón Oval, Obama dijo que este ataque fue un caso de extremismo vernáculo y agregó que el supuesto atacante estuvo inspirado en varias informaciones extremistas que fueron diseminadas en internet.
Además, el presidente comparó el ataque al boliche Pulse de Orlando, con lo ocurrido en San Bernardino (California) a finales del pasado año, cuando una pareja también influenciada por esta ideología acabó con la vida de 14 personas e hirió a otras 22.
"En este punto no vemos una evidencia clara de que el atacante haya sido dirigido externamente", dijo el mandatario y agregó que "no hay evidencia directa que haya sido parte de un plan de mayor escala".
"Parece que en el último minuto, él anunció su lealtad a ISIS" (el nombre oficial estadounidense para el Estado Islámico, EI).
"Sin embargo, no hay evidencia hasta ahora de que en realidad era dirigida por el EI, y en este momento no hay evidencia directa de que él era parte de un plan más amplio", señaló Obama.
orlando2.jpg

El mundo se solidariza con la comunidad gay

En las principales ciudades se rindió homenaje a las víctimas de Pulse. La Torre Eiffel se iluminó con los colores del arcoiris y ciudades como Londres o Sidney organizaron concentraciones ayer en solidaridad con los homosexuales un día después de la matanza en un club gay de Orlando.
"París está con Orlando. Esta noche, la Torre Eiffel se iluminará con los colores LGBT", había anunciado ayer en Twitter la alcaldesa de la capital francesa, Anne Hidalgo, en referencia a la bandera multicolor que representa a las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales. "Queremos mostrar nuestra resolución de no callarse, de vivir, y de luchar contra los oscurantistas y el terrorismo", explicó.
El mismo sentimiento se extendía en Londres, Hong Kong o incluso Bangkok y Seúl, donde se esperaban concentraciones durante el día en homenaje a las víctimas de la peor matanza de la historia de Estados Unidos, reivindicada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).
En solidaridad con la comunidad homosexual, el puente del puerto de Sidney fue adornado con los colores del arcoiris, mientras que el ayuntamiento de la ciudad se teñía de rosa fuerte. Cientos de personas se concentraron con velas en la mano para pedir en especial el fin de las discriminaciones.
De manera espontánea, pequeñas concentraciones tuvieron lugar el domingo por la noche en París, Madrid, Guadalajara en México y por supuesto en Orlando, donde cerca de 300 personas rezaron y cantaron en memoria de las víctimas.
Ayer, los ciudadanos depositaban flores ante la puerta de Brandenburgo en Berlín y en Washington las banderas se encontraban a media asta.
Los dirigentes del mundo entero condenaron un "acto de terror y de odio", según las palabras del presidente estadounidense Barack Obama, y un "crimen bárbaro", según su homólogo ruso Vladimir Putin.
El primer ministro británico David Cameron se mostró "horrorizado" y el papa Francisco repudió "esta nueva manifestación (...) de un odio sin sentido".
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, condenó en su cuenta Twitter el "deleznable ataque" e instó a seguir "defendiendo unidos la libertad frente la barbarie y el odio".
En Colombia, el presidente Juan Manuel Santos tuiteó su "repudio a cualquier acto terrorista" y el Gobierno de Chile indicó que "la violencia y el terror (...) no tienen fundamento en sociedades libres y diversas".
Todos ellos expresaron sus condolencias y su "solidaridad" a los allegados de las víctimas y al pueblo estadounidense. A pesar de la "tristeza (...) estamos firmemente decididos a continuar con nuestra vida abierta y tolerante", señaló la canciller alemana Angela Merkel en China, donde se encuentra de visita.
Igualmente, las asociaciones de defensa de los derechos de los homosexuales mostraron su determinación de continuar su lucha.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora