Milagro Sala inició una huelga de hambre en repudio a lo que que calificó como "la decisión arbitraria" de incomunicarla y prohibir que la visiten en el penal jujeño de Alto Comedero y atribuyó las restricciones que denuncia a una orden del gobernador Gerardo Morales.
"Por orden de Morales incomunican y prohíben visitas a Milagro Sala sin dar a conocer razones, por lo tanto le niegan derecho a defensa", informó en Twitter prensa de la organización Tupac Amaru, que ella lidera.
La Tupac agregó que "la diputada del Parlasur y dirigente social inició huelga de hambre en repudio a la decisión arbitraria y en reclamo de sus derechos".
Aunque ni Sala ni sus abogados habían sido notificados de la sanción hasta el mediodía del viernes, según la Tupac, a primera hora de la tarde, informó el diario El Tribuno de Jujuy, el jefe del Servicio Penitenciario Provincial, Víctor Carlos Morales, dijo que la medida consistía en un "aislamiento" de diez días por "inconducta".
Embed
El funcionario declaró que Sala permanecerá durante ese lapso "sola en una celda con todas las comodidades que le corresponden a una interna" y sólo podrá "recibir la visita de los familiares directos" pero "está privada de las visitas multitudinarias que solía recibir, que alcanzaban a las 30 personas".
Respecto de la anunciada huelga de hambre, el jefe penitenciario dijo al mismo medio que "amenazó con tomar una medida de este tipo pero la misma se debe formalizar a través de un escrito, lo que aún no sucedió" y afirmó que la sanción fueron ya notificados a Sala, la fiscalía que interviene en la causa y su abogado defensor.
Milagro Sala fue detenida el 16 de enero último acusada de "instigación" de una protesta de cooperativistas de vivienda frente a la casa de Gobierno de Jujuy, y aunque en esa causa fue excarcelada nunca recuperó la libertad ya que a partir de ese momento se fueron acumulando numerosas causas penales en su contra.
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora