La dirigente kirchnerista Milagro Sala le pidió al juez Gastón Mercau, que investiga una denuncia penal en su contra por fraude al Estado, que la deje en libertad y a cambio ofrece "someterse al accionar de la Justicia".
"A efectos de confirmar la intención de Milagro Sala de someterse al accionar de la Justicia, solicito se sirva hacer lugar al cese de detención bajo caución juratoria, imponiéndole la obligación de comparecer y dejar registrada dicha presencia en la comisaría más cercana a su domicilio mediante la suscripción del libro correspondiente", dice el pedido.
El planteo, según se conoció ayer, fue presentado el viernes a las 11.40 ante el juez Mercau por parte del abogado de la dirigente, Luis Paz, quien señaló en el escrito de diez fojas que no hay "circunstancias objetivas que permitan presumir que Sala estando en libertad intentara eludir la acción de la Justicia o entorpecer la investigación".
"Como se encuentra acreditado, no existen posibilidades de que sea declarada reincidente ya que no posee antecedentes penales", señaló el abogado de Sala y añadió: "En los procesos en que fue requerida se encuentra a derecho, por lo que no se encuentra en rebeldía en causa alguna".
Como caución real, el abogado ofreció un inmueble perteneciente a María Eugenia Molina, ubicado en el departamento jujeño de San Antonio.
Voceros de la líder de la agrupación Tupac Amaru afirmaron a NA que Sala "está bien de salud, aunque con ganas de salir", e indicaron que "hay mucha preocupación en todos sus compañeros por la situación" en que se encuentra.
Sala se encuentra detenida desde hace dos semanas: los primeros trece días, acusada de "instigación a la violencia y tumulto", como consecuencia del acampe que montó la Tupac Amaru hace 50 días en la plaza Belgrano, frente a la Gobernación de Jujuy, y desde el viernes por una denuncia penal. Los allegados a Sala se quejaron de que el juez Mercau haya dictado el viernes dos medidas con escaso margen de diferencia.
Imputaron al hijo por amenazas
Otra decisión judicial complica a Sergio Chorolque. La familia de Milagro Sala sumó un nuevo disgusto en las últimas horas por otra decisión judicial. Tras conocerse que los cargos contra la dirigente se agravaron por una denuncia de asociación ilícita, su hijo Sergio Chorolque fue imputado por amenazas. La acusación se originó por una advertencia que el joven, apodado "Reptil", le habría proferido a Santillán, quien en los últimos días hizo numerosas denuncias contra Sala, entre ellas la de haber "instalado la narcopolítica en Jujuy". La amenaza ocurrió en el centro de la capital jujeña. "Te vamos a reventar", habría dicho Chorolque a Santillán desde un auto, cuando este caminaba junto a su esposa. El fiscal Aldo Lozano abrió una causa por amenazas, delito que está contemplado en el artículo 149 bis del Código Penal, que indica: "Será reprimido con prisión de dos a cuatro años el que hiciere uso de amenazas".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...